jueves, 10 de julio de 2014

LA SENDA, HACIA LA PERFECCIÓN


El hombre puede considerarse de una doble naturaleza: una mortal y otra inmortal. En cuanto mortal está sometido al
cambio (nacimiento- muerte), y
 en cuanto inmortal está capacitado para elevarse hasta el propio pensamiento de Dios mediante sus propios méritos

 El dualismo luz-oscuridad, masculino-femenino, bueno-malo… Bien y mal confluyen en el cosmos como potencias
necesarias para el orden. Dios es la fuente absoluta del bien,
y el mal
es una realidad ineludible no achacable a la voluntad divina, pues dispondremos de lo que procede de Dios,
 pero es también que lo que procede de nosotros lo acompañe y no quede rezagado.
 Por eso sólo nosotros, y no Dios, somos los responsables del mal, en la medida en que lo prefiramos al Bien
 Por lo tanto el mal y el sufrimiento fueron sembrados en el mundo para que el hombre, mediante el pensamiento, la ciencia y el entendimiento, ascienda con humildad hasta el conocimiento de Dios, la Suma Bondad.

Adams Hdez


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu comentario.