domingo, 16 de octubre de 2016

La Importancia de la Separación


Como estoy seguro de que deben saber, la mayoría de los humanos imaginan estar separados de Dios. A partir de esta idea, los humanos se imaginan estar separados el uno del otro también. Sin embargo, ningún humano está separado de Dios, porque Dios es Todo lo que Es. Por lo tanto los humanos no están, y no pueden estar, separados unos de otros.

Sin embargo, sería inexacto concluir que el concepto de la separación en sí es una “mala idea” (que no cumple su propósito). De hecho, la Idea de la separación es una idea bienaventurada, que permite al Todo entender que Es la Suma de Sus Partes, y aún mayor.

La separación, Dios nos dice en el libro Comunión con Dios, es una ilusión que cumple su propósito magníficamente cuando utilizan La Ilusión como una herramienta para crear la experiencia.

Cuando se olvidan de que la separación es una ilusión, se imaginan que es el Estado Real de las Cosas. La Ilusión ya no crea la experiencia, se convierte en la experiencia.

Es como fingir enojo para que alguien sea más atento, y luego enojarse de verdad. O fingir interés en alguien para poner celoso a un tercero, sólo para descubrir que la ilusión del interés se ha vuelto muy real en verdad…

El instrumento se convierte en la experiencia.

Mediante este proceso han llegado a creer realmente que están separados; que la Desunión es posible en el Campo Unificado que llaman el Universo – ignorando el hecho de que la palabra “uni-verso” en sí misma significa “todo en uno”.

La ilusión de la separación, cuando no se la entiende del todo o no se la utiliza debidamente, puede tener un impacto enorme en su experiencia cotidiana. El resultado más significativo es que su creencia de que la separación es verdadera, en lugar de una ilusión, conduce a su idea de que “no hay suficiente”.

Cuando sólo había Una Cosa, y ustedes sabían que ustedes eran esa Una Cosa, nunca existió la cuestión de no haber “suficiente”. Siempre había “suficiente de ustedes”. Pero cuando decidieron que había más de Una Cosa, entonces (y sólo entonces) pudo parecer que no había suficiente de “la otra cosa”.

Esta “otra cosa” que ustedes piensan que hay, es de lo que está hecha la Vida. Sin embargo, ustedes son Vida, y aquello que la Vida ES –que es Dios, Mismo.

Sin embargo, siempre que se imaginen que están separados de Dios, van a imaginar que son algo distinto de lo que Dios es, que es la Vida Misma. Pueden pensar que son aquello que vive, pero no se van a imaginar que ustedes son la Vida Misma.

Esta separación de Uno Mismo DE Sí Mismo es lo que hemos llamado, en una de nuestras mitologías, la expulsión del Jardín del Edén. De repente, donde una vez hubo vida eterna, ahora hay muerte. De repente, donde una vez hubo abundancia, ahora “no hay suficiente”.

De repente, parece que hay muchos aspectos de la Vida compitiendo por la Vida Misma. Esto es imposible en la Realidad Absoluta, pero no en nuestra imaginación.

Incluso se pueden imaginar que están en competencia. Con las aves, con las abejas, con todos los demás seres vivos, y con todos los demás seres humanos.

Pueden crear una pesadilla en la que todo lo que apoya su vida parece no apoyar su vida en absoluto, sino limitarla. Por lo tanto, en realidad van a tratar de someter aquello que los sustenta.

Les dijeron que tuvieran dominio, pero ustedes han decidido que eso significa dominación. Así pues, en verdad han comenzado una guerra contra la Naturaleza, y contra el Orden Natural de las Cosas.

Hemos utilizado nuestra ciencia y nuestra tecnología para darle vuelta y retorcer y manipular a la Naturaleza, de modo que se doblegue a nuestra voluntad. Poco a poco estamos destruyendo la Naturaleza, como es naturalmente, en un intento de experimentarnos a nosotros mismos como ya somos naturalmente.

Ustedes ya son lo que buscan ser –eternos, sin límites, y Uno con Todo– sin embargo no lo recuerdan. Y así, tratan de someter a la Vida para poder tener Vida en mayor abundancia. Y ni siquiera ven lo que están haciendo.


La vida se convierte en el único denominador común. Todo el mundo quiere Vida, y las cosas que apoyan la Vida, y debido a que creemos que hay más de uno de nosotros, tenemos miedo de que pueda no haber suficiente Vida para todos.

A partir de este miedo producimos nuestra siguiente realidad imaginada: la muerte.

Una vida que pensábamos que era eterna (hasta que imaginamos que estábamos “separados”, nunca se nos ocurrió que no siempre “seríamos”), ahora parece tener un comienzo y un final.

Ésta es la Ilusión de Insuficiencia representada al más alto nivel.

La experiencia de que nuestra vida empieza y termina en realidad no es más que el inicio y la disolución de nuestra idea de nosotros mismos como “separados”. A un nivel consciente podríamos no saber esto. Sólo a un nivel más alto esto es siempre claro.

Es a este nivel superior que buscamos poner fin a la experiencia de la separación, para recordarnos a nosotros mismos que se trata de una Ilusión, y que nosotros la hemos creado.

Es un buen momento ahora para discutir una vez más por qué la hemos creado.

Hemos creado la Ilusión de la Separación con el fin de que podamos experimentar la Realidad de la Unicidad. Sólo cuando estamos fuera de la Realidad podemos experimentarla. Cuando somos parte del Todo, no podemos experimentarnos a nosotros mismos COMO El Todo, porque no hay nada más, y a falta de lo que no somos, aquello que somos, no es.

A falta de frío, no existe el calor. A falta del alto, no existe el bajo. Si todo es bajo, entonces nada es bajo, porque “bajo” no existe como algo que puede conocerse. Puede existir como un concepto, pero es un concepto que no pueden experimentar. Sólo puede ser una idea, nunca su “realidad experimentada”.

Del mismo modo, en ausencia de la desunión, la unidad no existe.

Si todo se experimenta como unificado, entonces nada puede experimentarse como unificado, porque la “unidad” no existe como experiencia directa. No es algo que pueda conocerse. Puede existir como un concepto, pero es un concepto que no pueden experimentar. Sólo puede ser una idea, nunca su “realidad experimentada”.

En pocas palabras, no pueden conocerse a sí mismos como Quienes Realmente Son.

Sin embargo, es Nuestro deseo conocernos a Nosotros Mismos como Quienes Realmente Somos. Por lo tanto, primero debemos crear la experiencia de Quienes No Somos. Dado que no podemos crear esta experiencia en la Realidad Absoluta (la realidad es lo que es la realidad), tenemos que hacerlo a través de la Ilusión.

De esta manera, podemos regocijarnos en lo que es Realmente Así, y saberlo. De esta manera podemos experimentar Quienes Realmente Somos.

El Todo.

El Uno y Único.

Somos El Colectivo, la Realidad Única en Forma Múltiple – habiendo tomado Forma Múltiple para poder percibir y experimentar la gloria de nuestra Realidad Única.

Ésta es una explicación sencilla del propósito de la relatividad. Se la ofrece aquí para que todos podamos entenderla a fondo, de manera que todos podamos despertar de nuestro sueño.


http://www.cwg.org.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario.