miércoles, 11 de enero de 2017

EL PODER DE LA INTENCIÓN CAPITULO 11


CAPÍTULO 11. 

ES MI INTENCIÓN LLEVAR UNA VIDA TRANQUILA, LIBRE DE ESTRÉS:

Aunque no lo creas, tienes poder para crear la vida tranquila y libre de estrés que deseas. Los momentos de tu vida que pasas feliz y alegre y permitiéndote estar plenamente vivo y con un propósito son los momentos en que estás alineado con la mente universal de la intención.



EL ESTRÉS ES UN DESEO DEL EGO:

No existen estrés ni angustia reales en el mundo, son tus pensamientos los que crean esas falsas creencias. Cuando pensamos con estrés, provocamos reacciones en el cuerpo a las que debemos prestar atención: náuseas, presión arterial alta, problemas estomacales, digestivos, dificultades respiratorias, úlceras, dolores de cabeza, arritmia, y montones de sensaciones, desde pequeñas molestias hasta enfermedades graves. El estrés es consecuencia del debilitamiento de la conexión con la intención provocado por creer que el ego es lo que tú eres. Tú eres paz y alegría pero has permitido que el ego domine tu vida.

Pensamientos que provocan el estrés por el ego:

. Es más importante tener razón que ser feliz.

. Ganar es lo único que cuenta, cuando pierdes tienes que sentir estrés.

. Tu reputación es más importante que la relación con tu Fuente.

. El éxito se mide por el dinero y por lo que acumulas, no por sentirte feliz y contento.

. Ser superior a los demás tiene más importancia que ser amables con ellos

Cuando te enfrentes con el estrés, las presiones o la ansiedad, recuerda la “regla número seis” en el momento mismo que te des cuenta que tienes pensamientos de estrés. Esta regla dice: “No seas idiota, no te tomes tan en serio”



Llevar la intención ante la presencia del estrés. Tienes cientos de oportunidades, cualquier día, de poner en práctica la “regla número seis” llevando la fuerza de la intención al momento y eliminando el potencial para el estrés.

Tres palabras mágicas: quiero sentirme bien. Cualquier señal de estrés es un aviso para que pronuncies las tres palabras mágicas: “Quiero sentirme bien” Optar por sentirse bien es una forma de conectarse con el Espíritu, te conviertes en instrumento de la paz y por esa vía se erradican los problemas.

Nunca lo acabarás. Acepta el hecho de que nunca lo terminarás todo y empieza a vivir más plenamente en el único momento del que dispones: ahora. El secreto para eliminar los efectos perniciosos de sentirse estresado consiste en estar en el ahora.



EL CAMINO DE LA MÍNIMA RESISTENCIA:


Los pensamientos que generan sentimientos de malestar son pensamientos de resistencia. Al poner en practica pensamientos de mínima resistencia te acostumbrarás a que sea tu forma natural de reaccionar y al final serás la persona tranquila que quieres ser, libre de estrés y de desasosiego. Frases para cambiar a mínima resistencia:

. “Me preocupa la economía, he perdido mucho dinero”.

Vivo en un universo de abundancia, he decidido pensar sobre lo que tengo y sentirme bien. El universo proveerá.

. Tengo tantas cosas que hacer que nunca puedo concentrarme.

Me siento en paz en este momento. Voy a pensar únicamente en lo que estoy haciendo ahora. Voy atener pensamientos de paz.

. Nunca progresaré en este trabajo.

He decidido valorar lo que estoy haciendo en este momento, y atraeré mayores oportunidades.

. Mi salud es un enorme problema. Me preocupa la vejez, ponerme enfermo y ser dependiente.

Estoy sano y mis pensamientos son sanos. Vivo en un universo que atrae la curación, y me niego a anticipar la enfermedad.

. Los miembros de mi familia me hacen sentir ansiedad y miedo.

He elegido los pensamientos que me hacen sentir bien, y eso me ayudará a apoyar a los miembros de la familia que lo necesiten.

. No tengo derecho a sentirme bien cuando hay tantas personas que sufren.

No he venido a un mundo en el que todos van a tener las mismas experiencias. Voy a sentirme bien, y con ese apoyo contribuiré a erradicar al menos una parte de ese sufrimiento.

. No puedo ser feliz cuando la persona que de verdad me importa ama a otro y me ha abandonado.

Sentirme mal no va a cambiar la situación. Confío en que el amor volverá a mi vida si estoy en armonía con la Fuente del amor. Decido sentirme bien ahora mismo y centrarme en lo que tengo, no en lo que me falta.

Todos los pensamientos de estrés presentan una forma de resistencia que deseas eliminar. Cambia esos pensamientos observando tus sentimientos y optando por la alegría, no por la angustia, y tendrás acceso a la fuerza de la intención.



HACER DE TU INTENCIÓN TU REALIDAD:

Diez pasos para crear una vida tranquila, libre de estrés:

1. Recuerda que tu estado natural es el de la alegría. Procedo de la paz y de la alegría y debo mantenerme en armonía con aquello de lo que procedo para hacer realidad mis sueños y mis deseos

2. Son tus pensamientos, no el mundo, lo que te produce estrés. Ellos te provocan resistencia a la alegría, la felicidad y la abundancia que deseas crear en tu vida.

3. Puedes cambiar tus pensamientos de estrés en cualquier momento y eliminar la ansiedad durante los momentos siguientes o incluso durante horas y días enteros.

4. Controla tus pensamientos de estrés comprobando tu estado emocional en el mismo momento en que surjan. Repite las palabras mágicas: “Quiero sentirme bien” y después, “Tengo intención de sentirme bien”

5. Decide conscientemente seleccionar un pensamiento que active los sentimientos de bienestar. Ese pensamiento que te haga sentir bien será de aprecio, no de menosprecio (de amor, belleza…) se alineará con las siete caras de la intención.

6. Dedica tiempo a observar a los niños pequeños, y promete emular su alegría. Sé como ese niño pequeño que fuiste en tu momento.

7. Recuerda la regla número seis. Cuando notes que alguien te está poniendo nervioso, dí para tus adentros: “ Regla número seis” y te reirás de tu ego que quieres que seas el primero, el más rápido, el número uno y que traten mejor que a nadie.

8. Acepta la guía de tu fuente de la intención. Dios desea no solo que conozcas la alegría, sino que te transformes en ella.

9. Practica el silencio y la meditación. Nada alivia tanto el estrés, la depresión, la ansiedad y todas las emociones de baja energía.

10. Mantente en un estado de gratitud, reverencia y respeto. Valora lo que tienes, lo que eres y lo que observas. No puedes sentir estrés y agradecimiento al mismo tiempo.

Poema de Rabindranath Tagore:

Me dormí y soñé que la vida es alegría.

Desperté y ví que la vida es servicio.

Actué y observé que el servicio es alegría.

En tu mundo interior todo puede ser alegría. Duerme y sueña con la alegría y, por encima de todo, recuerda lo siguiente: No te sientes bien porque el mundo vaya bien, sino que tu mundo va bien porque tú te sientes bien.


Wayne Dyer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario.