miércoles, 8 de marzo de 2017

Más allá de la experiencia


Consciencia [Consciousness] y Conciencia [Awareness]:

(*) Consciencia [Consciousness]: Yo uso este término a veces como sinónimo de conciencia, pero si queremos ser específicos y científicos, la Consciencia se refiere a SER CONSCIENTE DE algo. En otras palabras, la consciencia es el sujeto que observa objetos/apariencias/experiencias. La consciencia es el experimentador de experiencias.

La Conciencia [Awareness] es Experiencia Pura ineludible. Ya está ahí antes de que seas consciente de ella o no. La Conciencia se refiere a la ilocalizable obviedad del hecho de que hay un saber interior impersonal de todo lo que ES ahora. A diferencia de la consciencia, la conciencia no tiene un punto de referencia. Es sin objeto, y como resultado también sin sujeto.


Presencia [Presence] y Ser [Being]:

Presencia = Ser en relación con las apariencias. En cierto sentido, la presencia es Ser hacia el exterior, en relación con un "mundo".

El Ser puede ser con una sensación de presencia o no. Con una sensación de presencia, es la sensación YO SOY. Sin una sensación de presencia o foco, es el Ser Vacío (no esto, no eso, simplemente el ser indivisible, unificado, inasible).


El sí mismo [self], Sí mismo [Self] y Más Allá del Sí mismo (Vacío Absoluto, Fuente):

El sí mismo con "s" minúscula, se refiere al sí mismo imaginado: la burda mente pensante. La imagen de uno mismo como individuo. La idea del "yo".

El Sí mismo con "S" mayúscula, se refiere a ese espacio o presencia dentro de la cual estos pensamientos del "yo" (self) surgen, perduran, y desaparecen. Para llegar a ser consciente del espacio entre pensamientos, o el espacio alrededor de los puntos focales, hay que realizar el Sí mismo. Ese Espacio-Consciente de Ser.

Cuando el Sí mismo es impregnado de presencia, comienza a volverse cada vez más fino, cada vez más transparente. La ilusión del Sí mismo, o Seidad [Beingness], se vuelve inconcebible. Como resultado de ello, empezamos a darnos cuenta de que hay algo más allá incluso del Sí mismo/Presencia/Consciencia/Seidad.

Nos damos cuenta (realizamos) que: "Si puedo ser consciente del Sí mismo como ese campo de puro conocimiento o saber innato, esa pura experiencia, esa pura existencia-presencia, entonces eso significa que yo debo estar más allá de alguna manera..."

Es esta realización que, cuando ha sido marinada, abre la puerta trasera a la intuición de que hay algo más allá de la consciencia de algún tipo... hay algo más allá del Sí mismo. El propio Sí mismo necesita una fuente. ¿Cuál es su fuente ?


Esto le impulsa a uno, en cierto sentido, a través del Vacío, hacia la realización del Estado-más-allá [Beyondness], o Infinidad, o Pura Nadedad [Nothing-ness]. Está más allá del campo de la experiencia.

¿Está el Absoluto más allá de la Conciencia? Sí. La Conciencia es todavía una herramienta para conocer el Universo. Es la más vacía, la más sutil apariencia de creación, ya que su función es ser más sutil que todo lo demás que ES/existe/aparece. De otra manera no podría conocer "todo-lo-que-es".

La Conciencia [Awareness], aunque imposible de describir adecuadamente de una manera científica, en cierto sentido, es la fricción que la burbuja de la existencia/presencia crea mientras flota a través de la nadedad/infinidad. La "fricción" creada por la diferencia o contraste entre la nada [no-thingness] (Estado-más-allá/Absoluto) y el todo [every-thingness] (presencia/seidad), es lo que conocemos como Conciencia. Es el invisible puente no manifiesto del misterioso "conocimiento" entre Todo-Lo-Que-Es, y Todo-Lo-Que-NO-Es (Nada/Estado-más-allá/Absoluto).

En un sentido defectuoso, se podría decir que el Estado-más-allá o Fuente o El Absoluto, es CONSCIENTE DE la Seidad/Presencia/Totalidad/Todo-Lo-Que-Es.

Sin "Todo-Lo-Que-Es (Presencia/Experiencia)" el Absoluto no sería Consciente, porque no habría nada de lo que ser consciente. En ese sentido, incluso la Conciencia depende de un objeto, si bien el objeto que depende de la Conciencia es "Todo-Lo-Que-Es" y no sólo un objeto localizado o definible.

En cierto sentido, la Consciencia [Consciousness] es el observador o sujeto de todos los aparentes objetos DENTRO de la creación o dentro de "todo-lo-que-es", mientras que la Conciencia Pura [Pure Awareness] es el observador o sujeto de la Creación MISMA; de "todo-lo-que-es" MISMO.

Como tal, la Conciencia (que de nuevo recordamos, es sólo el efecto de lo absoluto y lo relativo en fricción uno con el otro, creando un efecto-contraste que llamamos Conciencia, como un arco iris es el efecto de la lluvia y la luz solar, y que nunca puede ser encontrado en y por sí mismo, como una sustancia existente con una ubicación o presencia definida) siempre estará ahí en cualquier forma de experiencia.

El Absoluto, o Estado-más-allá, es lo que queda cuando todo el universo y "Todo-Lo-Que-Es" desaparece. Como tal, aunque la Conciencia y la Seidad aparecen para nosotros de forma atemporal, en la faz del Absoluto, la Conciencia es temporal y sólo el Absoluto es verdaderamente atemporal, SIN tiempo. Lo que no está presente, no puede tener tiempo, porque nunca comenzó. Todo lo que está presente, aunque sea en una forma sutil, ES en cierta medida, tiempo mismo.

Pregúntate a ti mismo: "¿Qué queda cuando todo el universo desaparece? ¿Qué hay al final de toda creación, de todo conocimiento, de toda experiencia?" – Permanece en ese espacio de no-consciencia y empezarás a intuir la verdadera atemporalidad, la infinita ausencia sin espacio que es la Fuente de "Todo-Lo-Que-Es".

------------

El Estado Natural se referiría simplemente a descansar como conciencia sin esfuerzo. La apertura sin asimiento del Vacío Ser/Conciencia.

------------

El amor es la base de "Todo-Lo-Que-Es", como tal, ES "Todo-Lo-Que-Es".

Es la primera y ÚNICA expresión del Absoluto. Es Unidad. Es el sustrato de todo lo que es.

El amor es sinónimo de Presencia, Seidad, Ser, Existencia, SOY-dad [AMness], ES-idad [IS-ness], Energía Primordial, Consciencia [Consciousness] (a veces, dependiendo del uso).

------------

El término Realidad lo uso a veces para referirme a "Todo-Lo-Que-Es", y algunas veces lo uso para referirme a lo Absoluto/Estado-más-allá. Pero esto es raro, por lo general cuando digo realidad, me refiero a "Todo Lo Que Es".


Vibraciones y Frecuencia:

Este es un término un poco relativo, ya que difiere según el uso y el individuo. Lo que quiero decir cuando digo "Líbrate de la consciencia del mundo y vuelve a tu frecuencia natural", en un sentido estoy sugiriendo lo mismo que "Reconoce esa espaciosa claridad [lightness] sin esfuerzo... esa vibrante vitalidad [aliveness]". Y como tal, estoy básicamente hablando de la Seidad o Presencia.

Sin embargo, también suelo utilizar la Frecuencia de Vibración para apuntar al centro de vibración del individuo. Esa frecuencia o vibración que es del yo superior individual del alma de la persona, por así decirlo. Nuestro cuerpo de Luz se podría decir.

Dado que la individualidad es, en términos absolutos, ilusoria, los términos Frecuencia y Vibración sólo se aplican a la enseñanza y vivencia de la Libertad Relativa. Lo cual es, sin embargo, muy secundario y relativamente relevante :-).

Nuestra centro de frecuencia o vibración es el mismísimo corazón de nuestra individualidad como espíritu, como una porción individualizada de la Consciencia aquí-y-ahora.

Cuando mantenemos una conciencia de esta frecuencia o cuerpo de luz liviano, y desechamos los pensamientos de "un mundo ahí fuera" que nos hace sentir pesados y "tristes", permanecemos centrados en nuestro cuerpo de luz y no somos arrastrados por nuestros cuerpos mental, emocional y físico. Los cuatro están en un sentido presentes cuando estamos encarnados en la realidad de la tercera densidad (el planeta tierra y los seres humanos, por ejemplo).

La clave para el cielo en la tierra, es permanecer como esta frecuencia de luz cuando nos relacionamos con lo que parece ser "el mundo", para no caer en vibraciones inferiores, tales como las preocupaciones y creencias que adquirimos de nuestros padres y la sociedad. Estamos, literalmente, iluminando el mundo si permanecemos fieles a nuestra frecuencia natural...

Esta es también la manera de atraer hacia uno mismo esa realidad que es representativa de nuestra más alta y más verdadera frecuencia como individuo (este centro de frecuencia es poco o muy diferente para cada individuo). Nuestro centro de frecuencia es nuestro "estado" preferido en el ámbito de la experiencia terrestre para centrarse todo el día, ya que permite que la realidad sea muy maleable y reflexiva de nuestro verdadero centro de frecuencia. El centro de frecuencia es el estado ideal de nuestro propósito aquí como una entidad encarnada. Emite y capta exactamente lo que tiene la intención de emitir y captar del mundo ilusorio que proyecta de sí mismo (en la encarnación).

Son sólo nuestras creencias las que impiden que esta luz natural aumente la frecuencia de todo lo que uno conoce.



http://www.advaitainfo.com/articulos/mas-alla-experiencia.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario.