viernes, 26 de mayo de 2017

El Poder del Sonido y las Palabras



La cosmogonía de las diversas tradiciones religiosas y espirituales de la humanidad relatan el proceso creativo que se dió a partir del sonido. En oriente con la sílaba sagrada AUM (OM), en occidente con la orden que emitió Dios cuando dijo "hágase la luz, y la luz se hizo" descrito en el Génesis. 

Y así, nuestros antepasados utilizaron el sonido para comunicarse mucho antes del desarrollo de un lenguaje. Tambores, huesos, semillas, el trueno, el cielo, etc. Eran elementos importantes en la comunicación que tras siglos de evolución los vemos manifestado en nuestras palabras, la música y los medios de comunicación.

No hay duda del poder creativo del sonido, lo que decimos crea todo lo que se manifiesta en nuestras vidas.


A veces, las mejores personas llegan sin que las busques…


A veces, las mejores personas, las más bonitas, aparecen de improviso y sin que uno las busque. Llegan para plantar flores en el jardín de nuestros días tristes, están ahí para ser el eco de nuestras risas, el imán de nuestras complicidades, de nuestras aficiones y pasiones. Son ese faro que nunca se apaga, sin contradicciones, sin presiones ni dobles fondos…

Los neuropsicólogos nos recuerdan a menudo que nuestro cerebro está programado para llevar a cabo conductas pro-sociales. Acciones como el altruismo, la ayuda al prójimo o el acto de conferir apoyo son realidades que genéticamente consideramos como significativas e importantes porque garantizan, al fin y al cabo, la supervivencia de nuestra especie.


“A los grandes corazones ninguna ingratitud lo cierra, ningún desprecio lo cansa”
-Leon Tolstoi-


Sin embargo, y aquí llega sin duda la mayor disonancia o ironía de la humanidad, en ocasiones actuamos como auténticos depredadores de nuestros propios semejantes. No nos referimos únicamente a esas conductas más extremas que encabezan los titulares de las noticias del día a día, hablamos ante todo de esas acciones tan comunes que todos hemos vivido en alguna ocasión y de las que se desprende aquello tan clásico de “deseo que seas feliz, pero no más que yo”.

A veces el altruismo tiene intereses soterrados, lo sabemos bien. Otras veces las personas nos fallan, también lo sabemos. Quizá por que el tiempo nos cambia o porque poco a poco las máscaras caen y descubrimos que detrás de esa armadura que tanto nos fascinó al principio no hay más que un ser lleno de vacíos, de múltiples limitaciones y egoísmos insondables.

A pesar de todo, entre nuestra rica y compleja fauna social hay personas que no solo valen la pena: valen la alegría. Encontrarlas es un arte basado siempre en lo casual, pero encierra también algunas dimensiones que vale la pena abordar…





Las buenas personas están ahí, solo hay que saber verlas

¿Qué rasgos tienen esos hombres y esas mujeres capaces de mejorar nuestras vidas? ¿Cómo son, en esencia, las buenas personas? Bien, sabemos que es muy común usar en nuestro día a día la recurrida frase de “mi compañero de trabajo es mala persona” o “mi hermana es muy buena persona”. Este tipo de definiciones tan reduccionistas no siempre son adecuadas, porque la naturaleza humana es mucho más compleja que estos términos tan absolutos.

La mayoría de nosotros estamos en un continuo, ahí donde en ocasiones podemos actuar de forma más o menos acertada; donde se nos puede juzgar a la ligera como “malas personas” solo porque no actuamos como los demás quieren o esperan. No obstante, eso sí, existen una serie de factores o dimensiones clave que pueden definir a esos perfiles más nobles y que en última instancia sí representan ese ideal de bondad que todos tenemos en mente.

Ser bueno significa, por encima de todo, falta de egocentrismo. Significa una identificación con los semejanter, sentir compasión, actuar con desinterés y disponer de esa empatía que acoge, que confiere un apoyo sabio y una cercanía auténtica. A su vez, la buena persona es también aquella capaz de ver más allá de la superficie, más allá de la simple apariencia.




Por otro lado, y no menos importante, existe un factor que no podemos descuidar: esas personas mágicas llegarán a nuestras vidas solo si nosotros somos receptivos. Lo harán si somos capaces de verlas, de apreciar su influjo, su arte, su poder natural de conexión. Los expertos en conducta social nos revelan que las personas hemos llegado a un punto donde nos fijamos más en las malas cualidades que en las buenas.

Ese sesgo de negatividad viene propiciado en ocasiones por el propio malestar, por la propia frustración o incluso por el recuerdo de nuestras relaciones fallidas o desengaños. Nos volvemos desconfiados, y cuando la desconfianza flota en nuestra mirada y anida en el corazón, será muy difícil vislumbrar la luz cálida de esas presencias que de verdad, merecen la pena ser incluidas en nuestra vida.


Técnicas para identificar a las personas que valen la pena (y la alegría)

El Arte de la Rendición


¿A quién debo rendirme? A tu Ser. El Ser que es omnisciente, omnipotente. El Ser que lo Impregna Todo. El Ser que es la Unidad Final, Conciencia Pura. Sat Chit Ananda. Ríndete a ese Ser, porque tú eres realmente Eso.

Y si te sorprende lo que has oído, comienza haciendo precisamente eso. Mientras estás en el trabajo, mientras estás lavando los platos, mientras estás viendo la televisión, siempre recuerda rendirte. Y un día el maestro interior tirará de tu mente hacia dentro, hacia la Fuente y Despertarás. Serás liberado. Serás el Ser. Entonces eres Libre.

No hay nada en este mundo o en cualquier otro lugar que pueda afectarte o causarte daño a menos que te lo creas. El progreso del mundo se compone de creencias mentales. Todo lo que contemplamos es una proyección de la mente, y como cambia constantemente, no se puede decir: "Esta es la realidad." Por ejemplo, tu cuerpo no es el mismo que era hace 10 años, o hace 20 años, o cuando fue concebido. ¿Cómo puedes decir por lo tanto que tu cuerpo es real?


Sobre la impermanencia

El mundo no es el mismo que era hace veinte años, todo ha cambiado. Entonces, ¿cómo es posible que digas que el mundo es real? La mayoría de nosotros tiene miedo de tratar esta cuestión... porque empezamos a sentir que nada es permanente, y esto da miedo. Si nada es permanente, entonces ¿quién soy realmente? ¿Qué soy yo? ¿De dónde vengo? ¿Cuál es el origen de mi mismo? Estas preguntas sólo pueden ser respondidas por ti.

Algo hermoso
Hay algo más hermoso, más grandioso, más maravilloso de lo que podrías imaginar, que existe dentro de ti, que es el sustrato de toda existencia. Sin embargo, para sentir esta alegría, esta felicidad, con el fin de hallar la liberación total de las llamadas cargas de la vida, tienes que profundizar en ti mismo. Tienes que renunciar a algo. No puedes quedarte como estás, con la misma disposición, los mismos valores, las mismas ideas preconcebidas, los mismos conceptos y ser libre. No puedes hacer esto. Tienes que dar media vuelta y abandonar totalmente todas tus ideas acerca de lo que es la vida, rendir totalmente tu ego, tu mente, tu cuerpo.

Sólo el Ser es suficiente. No siendo esto, no siendo lo otro. Sólo Ser.

El secreto de la paz de la mente es no identificarte con nada que no sea tu Verdadero Ser.

¿A quién rindes esto? A tu Ser …. la única carga que has tenido siempre es tu mente. No hay ninguna otra carga. Mira si puedes parar tu mente por unos segundos y observa lo tranquilo que estás. Cuando no hay pensamientos no hay temores ni preocupaciones. No hay ansiedad, ni deseos, ni necesidades, ni codicia, ni dolor, ni enemigos. Es la mente, los pensamientos, lo que causa que estas cosas venga hacia ti. En realidad nosotros creamos estas condiciones. Nosotros creamos nuestra propia realidad. Piensa en el tipo de vida que estás viviendo hoy, tus posesiones, tus amigos, tus seres queridos, tu empleo. ¿Estas cosas vienen hacia ti gracias a la suerte o el azar? Por supuesto que no. Has creado todas las cosas por ti mismo, porque has creído en el falso yo, y te has imaginado que eres un ser humano que tiene que pasar por experiencias. Te han lavado el cerebro desde que eras pequeño para creer en las cosas que crees hoy.


Ir hacia dentro

jueves, 25 de mayo de 2017

NIÑA DE LAS ESTRELLAS ADVIERTE AL MUNDO: “PUEDO SANAR EL AGUA” ¡ES HORA DE DESPERTAR A LA HUMANIDAD!


Una mujer que vivía en el norte de Europa tuvo la sospecha de que había algo extraño en su hija cuando estaba embarazada y oyó una voz de otro mundo que le decía que sus hijos no eran suyos y que pertenecían a uno. No tenía ni idea de lo que significaba este extraño mensaje.

LA NIÑA ESTRELLA ADVIERTE: “¡TENEMOS QUE DESPERTAR!”

Cathy es ahora una niña de nueve años que se describe como un niño muy especial que encuentra el mundo convencional y todas las restricciones muy difíciles. Ella también tiene algunas habilidades extraordinarias incluyendo la curación y la purificación del agua. Su madre dice que ella sabía innatamente cómo hablar una lengua, no de esta tierra a que ella refirió como “lengua de la estrella” que tenía la energía de “curar el agua.”

Cathy, que es extraordinariamente articulada para un niño de su edad, está feliz de explicar a los forasteros de donde ella vino. Ella afirma que los niños de las estrellas han sido enviados desde un lugar llamado la Tierra de la Tarde y su propósito es ayudar a los seres humanos a evolucionar. Cuando hayan completado su misión, irán al Día Tierra.

Ella afirma que le han enseñado varias cosas que se supone que transmite a los seres humanos adultos. Sin embargo, ella describe el proceso como increíblemente frustrante. Ella dice que la mayoría de la gente no cree en niños de la estrella o vida extra-terrestre y ridiculiza la idea que los extranjeros podrían estar viviendo aquí en la tierra. Ella dice que una negativa a tomar a niños de la estrella en serio solamente puede dañar seres humanos en el largo plazo.

Cathy no cree que ella sea el único niño estrella en este planeta. De hecho, ella cree que casi la mitad de todos los niños provienen de la Tierra de la Tarde, pero ella dice que la gran mayoría se olvidan de quiénes son, ya que están atrapados con actividades en la Tierra.

Cathy dice que ahora es más importante que nunca que los adultos sigan el consejo de los niños estrella como ella misma, ya que “algo importante” sucederá en el espacio de los próximos cinco años. “¡Tenemos que despertar!” Advirtió.



LA HUMANIDAD TIENE QUE CREER EN SÍ MISMO:

“Es difícil, porque en primer lugar, no lo creemos, entonces si creemos pero todavía tenemos dudas, esto nos impide alcanzar este potencial. Tenemos que estar en un punto dentro de nosotros mismos para ponernos en contacto con nuestra VERDADERA realidad para lograr esto.

“Hay un cierto tiempo que lograremos esto, y si una persona lo hace, se extenderá hacia otras, de esta manera se dará inicio. Pero en qué momento no puedo decirte.

La intención creadora de luz en el lenguaje


La intención creadora de luz en el lenguaje

Cuando se está en silencio se crea un espacio interior desde el que se puede dirigir el mensaje que se ha de transmitir a la hora de hablar. La especialidad del ser humano es comenzar a hablar sin saber muy bien lo que tiene que decir, dejándose llevar por el impulso de comunicar alguna noticia de nulo interés para quien la escucha y cuando eso se da, se produce la fuga de energía en el aura de los que se encuentran para mantener la conversación.

La conversación que se da sin control de lo que se ha de decir, se convierte en abuso desde el momento en que las partes implicadas se utilizan la una a la otra para despertar el interés de algo insustancial que no se corresponde con la intención creadora de luz en el lenguaje. La única manera de controlar lo que se dice antes de ser expuesto al oído del otro, es procurando ser consciente de que lo que se habla tiene un efecto en la mente de los demás y de que no siempre es posible acertar en lo que a cada cual conviene escuchar para no despertar el dolor que se transmite a través de las palabras.

El intercambio de energía que se produce a la hora de hablar se considera de Ley siempre y cuando no se produzca el drenaje energético del aura de ninguno de los implicados, a pesar de que a veces sea correcto el uso adecuado del lenguaje para crear situaciones de dolor con el fin de despertar a la persona y llevarle a entrar en contacto con su Alma de Luz. En este caso en concreto se podría argumentar que quien habla por boca de otro deja de ser él mismo y no resulta válido lo que dice al no haberlo experimentado, así como quien dice algo que no ha sido probado por él mismo o quien se atreve a manifestar la opinión de otros sin haberla pasado previamente por el crisol de su conciencia para verificar la veracidad de la información.

En el espacio del silencio se puede llegar a despertar el poder creador de la palabra que sale del corazón y que se dirige al lugar adecuado en el momento adecuado, sin perderse en el camino dejándose llevar por el impulso destructor de la falta de control. En el Espacio Sagrado del corazón se produce el encuentro de las palabras que han de ser dichas cuando se le permite estar abierto y expresarse y solo se necesita estar en disposición de ser escuchado desde allí y abrirse a expresar lo que el Alma de Luz decida que ha de decirse sin entrar en conflicto con lo que se cree. En el Espacio Sagrado del corazón solo hay luz y todo lo que de allí sale está corroborado por ella, sin llegar a darse el caso de la pérdida de control y del abuso a los demás por la absorción de energía del aura.
corazon y almas de luz





Lo que el Alma de Luz dice cuando habla desde el corazón

No siempre es posible entrar en contacto con el Alma de Luz en el Espacio del corazón si antes no se ha llevado a cabo el trabajo interno para conseguir realizar la conexión con Ella y para eso solo es necesario el deseo de hacerlo de verdad y dejarse llevar por la energía de luz que se despliega cada vez que se pretende escuchar la Voz del Alma.

miércoles, 24 de mayo de 2017

LAS EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE SON MÁS "REALES" QUE LAS NORMALES, SEGÚN ESTUDIO


INVESTIGACIÓN MUESTRA QUE LAS EXPERIENCIAS CERCANAS A LA MUERTE SON MEJOR RECORDADAS INCLUSO QUE LAS EXPERIENCIAS NORMALES, PESE A QUE LAS ZONAS DEL CEREBRO EN LAS CUALES SUPUESTAMENTE SE REGISTRA LA EXPERIENCIA NO ESTÁN ACTIVAS

Hace poco más de 4 años un neurocirujano de la Universidad de Harvard, Eben Alexander, generó gran polémica al postular que "el cielo es real" sobre la base de una profunda experiencia cercana a la muerte. Alexander cuenta en su libro Proof of Heaven que, después de estar 7 días en coma y con el neocórtex desactivado, experimentó una serie de visiones que le otorgaron "una razón científica para creer en la conciencia después de la muerte".

Si bien no puede considerarse como prueba de la vida después de la muerte, una investigación reciente demuestra el gran realismo que tienen estas experiencias para las personas que las experimentan.

El doctor Bruce Greyson y Lauren Moore hicieron un interesante estudio sobre la capacidad de recordar de las personas que dicen haber tenido experiencias cercanas a la muerte. Analizando estos recuentos, los investigadores notaron cinco factores que parecerían hacer que los recuerdos de estas experiencias no sean muy nítidos ni muy detallados:

1. Las experiencias cercanas a la muerte suelen ocurrir en presencia de paro cardíaco, lo cual generalmente produce amnesia del evento.

2. Pueden suceder bajo la influencia de medicamentos psicoactivos que alteran la memoria.

3. Usualmente ocurren en situaciones traumáticas, que influyen en la memoria.

4. Generalmente son asociadas con emociones fuertes, que influyen en la memoria.

5. A veces son reportadas mucho tiempo después del evento.

Greyson y Moore administraron un examen estándar de características de memoria a 122 personas que habían tenido un encuentro cercano con la muerte. El examen está basado en el hecho comprobado de que las memorias de eventos reales tienden a tener más información de color, sonido

Científicos revelan lo que sería la primera prueba de la existencia de universos paralelos


Tras estudiar la zona conocida como 'Punto Frío', un grupo de astrónomos presupone que nuestro mundo podría ser un 'multiverso' y contener una cantidad infinita de realidades alternativas.


Científicos de la Universidad de Durham han aportado una nueva evidencia que hablaría a favor de la existencia de universos paralelos. En el marco de un estudio sobre la zona del espacio llamada 'Punto Frío', detectada por primera vez por un satélite de la NASA en 2004, los investigadores defienden una nueva versión sobre su origen.

La comunidad científica suele explicar la diferencia de temperaturas de este punto frío con su entorno, de alrededor de 0,00015 K, por el número inferior de galaxias que contiene, hasta 10.000 menos que otras regiones del espacio. Sin embargo, los autores del estudio presuponen que este punto frío habría podido formarse como resultado de una colisión entre los universos.

Uno de los coautores del estudio, Tom Shanks, profesor y astrónomo de la Universidad de Durham, subraya que no se puede "descartar por completo" que el fenómeno del 'Punto Frío' "haya sido causado por una fluctuación improbable que explica por el modelo estándar [de la física de partículas]".

"Pero si esa no fuera la respuesta, entonces hay más explicaciones exóticas", sostiene el científico, que añade que "la más emocionante" de ellas es que la diferencia de temperaturas "fue causada por una colisión entre nuestro universo y otra 'burbuja' de universo".

Mapa de la radiación de fondo de microondas (CMB) grabado por el satélite artificial Planck que muestra el 'Punto Frío' / ESA / Durham University


martes, 23 de mayo de 2017

El mundo es como lo ves


Cuando uno ve desde el Corazón, quiere decir que nuestra visión se ha ajustado...

Cuando la Tierra tiembla, el temblor se siente en el corazón antes de que cualquier cognición tenga lugar. En ese mismo instante, antes de que cualquier experiencia sensorial entre en juego, nos sentimos completamente absorbidos en la esencia de nuestro ser... Un instante después, la inmediatez del evento es "evaluado" por procesos cognoscitivos y actuamos de acuerdo con reflejos innatos o con la manera en que hemos dominado nuestro instinto.

Este tipo de experiencias despojan todo revestimiento y nos dejan al descubierto frente a la presencia del puro Ser, aunque sólo por un breve momento. En consecuencia, después del acontecimiento, a veces nos encontramos serenos y llenos de júbilo al haber sido conmovidos desde el origen de nuestra existencia. Estos momentos tienen la capacidad de revelar que la consciencia precede a cualquier interpretación sensorial o mental. La razón de no ser evidente es debido a que nuestras facultades cognoscitivas asumen control instantáneamente, tal vez para asegurar la permanencia de la percepción sensorial. Esta es la clave del misterio de la percepción, lo que encierra el tesoro de la experiencia directa dentro la relación entre el veedor y lo visto.


El Shivaísmo Tántrico de Cachemira habla de experiencias dramáticas que nos dan una muestra directa de nuestra naturaleza más allá de revestimientos o conocimiento conceptual. Estas experiencias no tienen que ser aterradoras o atemorizantes. Ser receptivo a la belleza puede ser tan poderoso, que es capaz de abrir ventanas hacia la visión trascendental de la realidad (1). Crear o estar en la presencia de una conmovedora y profunda obra de arte, en la forma que sea, podría desencadenar una reacción estética que nos impulsa a perder nuestra identidad por un momento y fundirnos con la obra.

Esta experiencia trascendental de absorberse con lo que se está percibiendo podría explicar el noble propósito de todas las artes. La mayoría de nosotros hemos tenido estas experiencias, aunque son demasiado cortas y pasan desapercibidas. Aún así, estas son confirmaciones ocasionales del Ser, descubierto de su propio poder de percepción, evidente y directo, aunque no esté a la altura de una verdadera revelación espiritual.

Uno podría argumentar que estos son sólo momentos fugaces y tienen poca importancia cuando se trata de perspicacia espiritual. Breves como son, estos momentos nos dan un sabor distintivo del Ser más allá de cualquier interpretación mental o sensorial, y antes que el “yo” quede inmerso por completo en el nivel de existencia humana. Es decir, conmovidos hasta la médula, nos encontramos conscientes y caemos en el territorio del vivir con consciencia.

No importa cuán bien informados o inteligentes seamos, nuestra percepción está sujeta a las limitaciones impuestas por la relación entre el que conoce y lo conocido. Esto es porque el conocimiento en sí, está compuesto de información proporcionada por los sentidos e interpretados por la naturaleza dicotómica de la mente. Mientras que el sujeto y el objeto siguen siendo la experiencia predominante, la percepción directa de la Realidad se esconde de la vista. El propósito de la práctica espiritual es liberar nuestra consciencia de la dualidad nacida del percibidor y lo percibido. Otra definición de la liberación es liberarse de lo conocido ― no tanto de la memoria, que contiene experiencias almacenadas como información, sino sobre todo liberarse de la auto-identificación con el conocedor y lo conocido.

Esta liberación no puede alcanzarse al nivel de la mente. No importa cuán clara es la comprensión de la Última Realidad a nivel intelectual, es todavía un concepto mental. La mente es inseparable de la naturaleza dual de un pensamiento, donde el sujeto y el objeto son sus principales constituyentes. Es por esta razón, que las tradiciones en la filosofía perenne hablan de absorberse en el Corazón, para así poder reconciliar al veedor (sujeto) y lo visto (objeto) en la Unicidad ― un estado tan natural como es el Ser mismo.

Beatífica o aterradora, toda experiencia emerge y se sumerge en esa esfera donde la percepción está en un estado fundido de pura potencialidad. Esto es particularmente significativo, pues nuestra percepción está refinada al máximo cuando la tensión creativa entre nuestra consciencia y la pura potencialidad están perfectamente alineadas. Este alineamiento está representado por la unión de Shiva y Shakti y ocurre espontáneamente en el Corazón.

La región del corazón se asocia con varias funciones y a menudo sirve como alegoría de sentimiento, emoción e intuición. Sin embargo, el Corazón Espiritual, no es el corazón físico y tampoco la rueda energética conocida como el chakra del Corazón o Anahata, sino donde reside la Consciencia (2). El Corazón Espiritual trasciende el Tiempo y el Espacio, y tiene una ubicación precisa en el cuerpo humano, y por experiencia se le sitúa en el pecho, dos dígitos a la derecha del centro, casi un reflejo del corazón físico. Viajar al Corazón ―como es dicho explícitamente en las tradiciones del Sufismo y Tantra― es fundamental en la comprensión directa de nuestra naturaleza esencial. Ya que concede el poder ver por medio del Corazón. Aquí la percepción alcanza su madurez espiritual, libre de fluctuaciones mentales y refinada al punto de Unicidad.

El Corazón es la estancia de Prana (fuerza vital) contenida en perfecto equilibrio; es aquí donde la directa aprehensión de la Suprema Esencia es conocida en su totalidad. Desde aquí, emana como Amor Universal y a su vez, se manifiesta en todos los planos. El Corazón es el ojo de la Conciencia No-dual que contempla toda la creación con una visión de igualdad. Desde aquí, todas la percepciones van y vienen como olas en el mar infinito.


Todo aquel familiarizado con el antiguo texto del Advaita Vedanta Yoga Vasishtha (3) puede reconocer que la línea ―El mundo es como lo ves―

Repasando y aunando conceptos sobre el estado del salto evolutivo del planeta


#Este artículo es bastante largo, para ser usado como referencia para futuras actualizaciones del cambio evolutivo que estamos viviendo#

Hace algunos días que, en el artículo sobre los ajustes necesarios a nivel macro para llegar a lo que llamamos “hombre número cuatro”, por terminología de Gurdjieff, hacíamos referencia a ese salto evolutivo y de consciencia del que hemos hablado prácticamente desde los inicios de este blog, y desde que empezaron a darse cambios en la estructura energética del planeta, del inconsciente colectivo y de la realidad que compartimos. Las preguntas que suscita el artículo respecto a “¿dónde estamos ahora mismo?” respecto a este cambio, nos llevan a repasar todo lo que a lo largo de estos años he ido comprendiendo y percibiendo, para integrarlo de nuevo en una “foto” que nos de una imagen del estado actual de las cosas. Este resumen muestra mi entendimiento de las cosas en este momento.


El entramado espacio-temporal del nuevo nivel evolutivo

Como huyo de ser dogmático con la terminología, soy consciente de que a ese nuevo nivel evolutivo cada uno le ha llamado de tropecientas formas distintas, así, en todos los libros que habréis leído o cosas que habréis escuchado por ahí se han referido a este cambio como el “paso a la cuarta densidad”, “cambio a la quinta dimensión”, “cambio de nivel evolutivo”, “cambio de nivel de consciencia”, “salto cuántico”, etc., etc. El concepto, lo llamemos como lo llamemos, es que dentro de la octava que rige el progreso evolutivo de la Tierra, y de su ser-consciencia, existen “bandas” o “saltos frecuenciales” y evolutivos que lo llevan, en espiral ascendente, de un grado o estado a otro. Esto, lo hemos simbolizado y explicado como el paso de una nota a otra (del MI al FA), o del paso de una banda “cósmica” representada por frecuencias “amarillas” a una banda espacio-temporal “verde”.

 Algo así como lo que veis en la figura:




De esta forma, el planeta, como tal, hace algunos años que está completamente  “asentado” en una vibración-energía-nivel de consciencia asociado a ese nuevo estado/dimensión/densidad donde empieza otro ciclo de aprendizaje, crecimiento, y evolución para la Tierra, y, a priori, para toda la vida consciente presente en su interior.


Una realidad 3D en un entorno evolutivo superior

Sin embargo, nuestra realidad humana dista mucho de ser y reflejar ese entorno evolutivo-energético que nos rodea externamente, que nos imbuye y en el que nuestro planeta se encuentra ya. ¿Cómo es esto? Básicamente porque nuestra realidad, nuestras “matrix” (las dos principales que existen, ahora lo explico) se han convertido en dos “burbujas holocuánticas” que, dentro del planeta, nos mantienen en un sustrato “3D”, como si aun estuviéramos en el proceso de transito por la nota MI de la octava, o como si todavía estuviéramos transitando (pero ya no lo estamos) en el ciclo que nos llevó por la banda “amarilla” de frecuencias que correspondía al último periodo evolutivo vivido por el planeta. Es como si, para los que estamos “dentro”, nada hubiera sucedido a nivel de la estructura espacio-temporal en la que existimos (basada en nuestras tres dimensiones espaciales y una temporal) con el paso de nuestro planeta a la nueva banda frecuencial.


La realidad 7,8 Hz y la realidad 15,6 Hz

Todos sabéis que la frecuencia de resonancia Schumann base de la realidad 3D durante mucho tiempo ha sido de 7,82 Hz, que ha marcado la realidad común que todos compartimos, la realidad consensuada, producto de la suma de todas las realidades individuales de las personas del planeta. Esta realidad ha sido y ha estado siempre guiada, dirigida, y manipulada por un profundo, potente y complicado sistema de control. Con la entrada paulatina de nuestro planeta en otras bandas de la galaxia con otros componentes vibracionales, la frecuencia base empezó a aumentar, así como el nivel de consciencia de la raza humana, haciendo que la realidad 3D 7,8 Hz fuera pasando a una realidad base de 8Hz, de 9Hz, de 10Hz, etc., creciendo en vibración, y aumentando así, poco a poco, a lo largo de las últimas décadas.

Por otro lado, se ha ido consolidando y construyendo otro tipo de realidad, de matrix, que ha ido poco a poco “anclándose”, y cuya frecuencia base es de 15,6Hz, el doble que la anterior, pues se encuentra una octava por encima, y que es la “matrix” actual para aquellas personas que, por su trabajo interior, crecimiento y expansión de consciencia, van entrando paulatinamente en una nueva realidad consensuada más elevada, en todos los sentidos, y acorde a un nuevo modelo de existencia para todos nosotros, basado en reglas del juego más alineadas con los verdaderos valores humanos y menos dependiente, pero aun bajo control parcial, de las principales razas que gestionan el sistema de vida en el planeta. Aun así, todo esto, dentro de un entorno 3D para el ser humano, pero en un entorno o sustrato “4D/5D” (o del siguiente nivel evolutivo) para el planeta.




Realidades que se solapan

lunes, 22 de mayo de 2017

¡Tú eres Eso!


Eso que buscas, ya lo eres. Despierta y sé eso. Entonces estarás en la verdad de la vida. Estarás iluminado. Estarás en la Unidad y la intemporalidad y por lo tanto no hay alma, ni camino, ni separación, ni búsqueda y ni hallazgo. Todo se disuelve en el momento del AHORA. Todo se revela en la Unidad.

La dimensión de ti que ha estado buscando la iluminación es el ego y el ego nunca encontrará lo que está buscando. Es necesario que haya una relajación, un dejar ir. La búsqueda, los esfuerzos e intentos te mantienen orientado al logro de objetivos y lejos de la puerta de la verdad, que es el momento presente.

Cuando estás completamente despierto, ya no queda nada de ti del pasado y nada de ti que se proyecte hacia el futuro. Estás completamente aquí ahora.

Este es el estado despierto. Es un estado de exaltación de consciencia.

En el nivel más profundo de este estado, la separación se disuelve y entras en la Unidad. De vez en cuando, a través de la Gracia, el sentido de tu ser como individuo se disuelve por completo y todo lo que existe es la perfecta Presencia Eterna, Silencio, Amor y Unidad.

Ocasionalmente, la nada en el corazón de todo es revelado.

Este estado despierto de consciencia existe a un nivel que es trascendente a la mente y al ego. Cuando el ego está expuesto a esta información, se crea un deseo en el ego por algo que es imposible de lograr por el ego. Pero el ego no va a renunciar a su búsqueda. Esto tiene el efecto de fortalecer el ego, que se desarrolla en un ambiente de miedo, rechazo y lucha. El ego no puede nunca despertar; nunca puede llegar a la meta. El despertar ocurre cuando se trasciende el ego.

Así que la pregunta que surge es cómo despertar a la Unidad. Si no puedes hacerlo, entonces ¿cómo se logra ? ¿Cómo podemos acallar nuestros pensamientos y abrirnos al silencio? La relajación debe ocurrir. Basta con que salgas fuera del mundo de la mente y del ego estando plenamente presente. La clave para estar presente es que permanezcas completamente presente con lo que ya está presente. Si puedes verlo, oírlo, sentirlo, saborearlo, tocarlo u olerlo en este momento, entonces puedes estar presente con ello. En el momento que estás realmente presente con algo que está aquí contigo en este momento, los pensamientos se detendrán. Tu mente se callará. Te reconocerás como el uno que existe en este momento y no otro. Entonces estás despierto en la verdad de la vida.

Pero, ¿quién está despierto?
YO SOY.

Los SIETE RAYOS



Dios, como “el Total de la Energía” existe tanto física como espiritual, se expande como “Siete Esferas” de energía, que son el “Aura de Dios”. Dios tiene Siete Aspectos que se expresan por medio de energía de un color diferente que contiene cada uno de sus Aspectos que son los Siete Rayos”.




Existen 7 Rayos y cada uno en su propia frecuencia representa Virtudes y nos ayuda a diversos fines.

AZUL:
Representa la VOLUNTAD DE DIOS en el Macrocosmos. La Voluntad como virtud, en ti. El Poder. La Fe, el Bien, la Felicidad, el Equilibrio y la Paz.

AMARILLO DORADO:
Segunda Persona de la Trinidad representa la Inteligencia, Sabiduría, Iluminación, Comprensión y Paz.

ROSA:
Amor Divino, Adoración, Opulencia, Belleza y Paz. (Todos los Rayos emiten Paz).

BLANCO:
Representa la Pureza, el Arte, la Paz, y logra la Resurrección y la Ascensión.

VERDE:
La VERDAD, la Salud, la Sanción, la Música, la Consagración, la Concentración y la Paz.

ORO-RUBÍ:
La Gracia, la Providencia, el Suministro (o el “Pan Nuestro de cada día”) y la Paz.

VIOLETA:
El Perdón, la Misericordia, la Transmutación y la Paz.

Cuando hayas aprendido bien estas virtudes, podrás instantáneamente invocar a las Entidades que las rigen, y pedirles que rodeen con su luz a cualquiera a quien tú desees hacer el Bien. Tendrás, por supuesto que aprender también los nombres de estas Entidades, las cuales se dividen en diferentes tipos que definimos a continuación...

Maestro Ascendido: 

sábado, 20 de mayo de 2017

Yo Soy, el Yo Soy (PRÁCTICA DE LA PRESENCIA)


ULTIMO VÍDEO QUE HEMOS CREADO, ESPERO QUE OS GUSTE Y OS AYUDE.

A fin de realmente practicar la Presencia de Dios, tenemos que saber que sólo hay Una Inteligencia que puede actuar, Un Poder que utilizar, y Un Amor con el cual llevar a cabo. Con esto ustedes saben que tienen dentro de sí la Victoriosa Actividad Conquistadora en todo momento. 

Así, dondequiera que haya que hacerle frente a algo, en el momento en que parezca presentarse una apariencia, digan lo siguiente utilizando su respectivas Alas de Determinación y Poder: 
«Dios mío, soluciona este problema, ¡Y hazlo de una vez! ¡Te doy todo el poder donde éste corresponde! ¡Te reconozco como La única Actividad! Por lo tanto, esta apariencia no es real, y se 
disuelve instantáneamente ante Tu Magna Presencia!»




SI QUIERES SUSCRIBIRTE, PINCHA EL SIGUIENTE ENLACE:
https://www.youtube.com/user/TheIsmavision

SI QUIERES RECIBIR NOTIFICACIÓN CUANDO SUBAMOS UN NUEVO VÍDEO,
HAZ CLIC EN LA CAMPANA QUE SALE JUNTO AL NOMBRE THEISMAVISION DEBAJO DE CADA VÍDEO

viernes, 19 de mayo de 2017

Ver y No Ver


Un simple, directo, pero fundamental cambio en la percepción revela que todo lo que hay – es liberación. Pero la unidad no se vuelve aparente a través de algo adquirido, ni a través de algo perdido. Muchos encontrarán este mensaje raro y radical y rápidamente se arrastrarán de nuevo a lo que ellos piensan que pueden saber y hacer. Sin embargo, existen aquellos en quienes este mensaje resonará… y habrá un repentino ver y dejar de buscar, incluso aquello que ellos llaman iluminación.

Todo lo que hay – es esto. Unidad es ser esto… sin importar lo que aparentemente está ocurriendo… leer estas palabras, respirar, la sangre circulando por el cuerpo, los sonidos que se escuchan, los pensamientos que van y vienen, y las sensaciones del cuerpo – quizás la sensación de estar sentado en un asiento. Es la unidad siendo la vida como es.

Ningún esfuerzo es necesario para que la vida sea. Nadie está 'haciendo' la vida. ¿Alguien está 'haciendo' estar sentado en una silla? Pensar es la unidad pensando "yo no sé donde va esto", o "esto es demasiado simple". Todo es simplemente Vida, Unidad, Ser. No puede ser enseñado o logrado. ¿Quién está aparte de ser para lograr ser? ¿Quién puede perder o ganar esto cuando esto es todo lo que hay? Resistirse a la unidad es la unidad resistiendo. La búsqueda de la unidad es la unidad buscándose a sí misma.

La vida es la unidad aparentemente ocurriendo. La vida es estar vivo. Sólo hay ser y la naturaleza de ese ser es el vacío y la plenitud, nada y todo, movimiento y reposo.

En esa plenitud surge la idea "yo soy un individuo separado". Esto parece ser el comienzo de un sueño llamado "yo siendo alguien en un mundo con el que tengo que negociar".

Aquí, en esta separación está la raíz de todo temor y sensación de inquietud que se origina en un sentido de pérdida. Una vez más, es la apariencia de la unidad, y en esta apariencia nos embarcarnos en un viaje en el que conocemos a unos padres, maestros, quizás sacerdotes, jefes y amantes, y aprendemos cómo obtener lo que creemos que aparentemente queremos a través de la elección y el esfuerzo personal. La búsqueda del placer y la evitación del dolor generan experiencias transitorias de satisfacción y decepción. La totalidad de la manifestación que llamamos vida es simplemente el drama de la unidad en busca de sí misma, porque todo deseo es anhelo de unidad.

Para algunos la idea de la iluminación parece ofrecer la promesa de la realización. Sin embargo, el individuo separado sólo puede soñar en la individualidad. Esa es su función.

Inevitablemente, en la búsqueda de la iluminación, el buscador soñado es atraído a una enseñanza soñada que promueve y refuerza la idea de la elección y el esfuerzo individual, que, a través de la disciplina y el sacrificio, puede conducir a la experiencia final de la iluminación prometida. Sin embargo, esta enseñanza refuerza la ilusión de que existe tal cosa como un individuo que tiene libre albedrío y la elección de devenir.

Lo que es inseparable del sueño de la individualidad es la idea de la propiedad. "Lo que está sucediendo me está ocurriendo a mí. Tengo una vida llamada yo y puedo, o incluso debería, hacer algo con mi vida en el tiempo asignado; tengo que tener éxito, soy un individuo y el esfuerzo personal puede darme lo que necesito." Esta idea errónea promueve la continuación del sueño de la iluminación personal.

La idea que supone la posibilidad de que las prácticas dualistas pueden llevar al aparente buscador a la percepción no-dualista es similar a la idea de que con el suficiente esfuerzo y determinación se puede enseñar a un ciego a ver. "Las doctrinas, los procesos y las vías progresivas que buscan la iluminación, sólo exacerban el problema de aquellos a quienes se dirigen, reforzando la idea de que el yo aparente puede encontrar algo que supone que ha perdido. Es ese esfuerzo mismo, ese cerco a la auto-identidad el que recrea continuamente la ilusión de la separación de la unidad. Éste es el velo que creemos que existe. Es el sueño de la individualidad." (The Open Secret)(1)

De todos los muchos despertares que me han descrito, continuamente se confirma que una de las primeras realizaciones que surge es el ver que nadie despierta. Y, sin embargo, vemos que la mayoría de las enseñanzas, tanto tradicionales como contemporáneas, están constantemente hablando a un aparente buscador separado (sujeto) y recomendando que, a fin de alcanzar la iluminación (objeto), deben elegir la meditación, la auto-indagación, la purificación, cultivar el conocimiento, apaciguar la mente y el ego, la entrega, ser honesto, buscar sinceramente, renunciar a la búsqueda, hacer terapia, no hacer nada, estar aquí ahora, y así sucesivamente… las ideas son tan interminables y tan complicadas como la mente que las ha generado.

Estas recomendaciones surgen de la creencia de que la "iluminación" del "maestro" ha sido alcanzada o ganada a través de la aplicación de la elección, el esfuerzo, la aceptación o la entrega, y que otros buscadores pueden ser enseñados a hacer lo mismo.

Por supuesto, no puede haber nada bueno ni malo con la búsqueda ferviente, la meditación, la auto-indagación, el conocimiento y así sucesivamente. Ellos son simplemente lo que parecen ser. Pero ¿quién es el que elige hacer el esfuerzo? ¿Dónde está el esfuerzo que va a tomar el aparente elector? ¿Dónde hay que ir si sólo hay unidad?

Frases budistas que te pueden cambiar la vida


Existen personas, creencias, fes y pensamientos que te pueden cambiar la vida. Por eso hoy vamos a centrar este contenido en una serie de frases budistas tan maravillosas que aportan una enorme fortaleza al ser humano.


¿Qué es el budismo?

El budismo es una religión, pero también una forma de ver la vida y una filosofía en sí mismo. Es practicado por más de 200 millones de personas en todo el mundo y gana adeptos a diario. Gracia a ello sus preceptos y frases perduran a lo largo de miles de años.

Algo que atrae a los seres humanos del budismo es su extrema sencillez. Sus mensajes esconden en su simpleza un significado muy profundo. Gracias a la enorme sabiduría tras cada palabra encontramos un entendimiento de nuestro mundo sobresaliente.



Frases budistas que te pueden cambiar la vida

Por la sapiencia de las palabras budistas nos gustaría brindar estas sabias frases que te pueden ser muy útiles en tu vida diaria. ¿Te apuntas?

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

No está en nuestra mano el poder de que no nos hagan daño. Podríamos decir que es físico y difícil de evitar en la mayor parte de casos. Pero por ello ¿es necesario que pasemos días y años sufriendo?
En realidad esta frase budista nos enseña que sufrir es una elección propia. Es cierto que durante un tiempo puede ser difícil de evitar, pero en el medio y largo plazo es totalmente opcional. Si dejamos que los pensamientos y emociones dolorosas nos invadan, es una cuestión propia, y de nadie más.

Alégrate porque todo lugar es aquí y todo momento es ahora

Sin duda una de las frases más sabias que puedes escuchar nunca, seas de la filosofía y religión que seas. En nuestro mundo únicamente existe el aquí y ahora, el presente. Vivir en el pasado, pensando en cuanto fue, o en el futuro, creyendo que tiempo próximo será mejor, es un gran error.
Por eso el budismo invita al ser humano a disfrutar de cada momento presente, y no como si fuera el último, sino como el único, porque realmente es el único. El pasado quedó atrás y el futuro es difícilmente predecible. Así que por qué sufrir por lo que vino o vendrá.

Cuida el exterior tanto como el interior, porque todo es uno

Una frase que por más años que pasen, sigue teniendo plena vigencia. ¿Para qué quieres una apariencia bonita si por dentro estás vacío? Tampoco merece la pena trabajar tanto el interior que la fachada sea un desastre.

La verdadera sabiduría y la grandeza del ser humano está en el equilibrio, así que trabaja en esa dirección.

Más vale usar pantuflas que alfombrar el mundo

jueves, 18 de mayo de 2017

El Despertar Global (¡Necesita de ti!)



La abrumadora evidencia sugiere que el mundo está en una situación extrema, pero, en silencio detrás de las escenas, la crisis mundial está encendiendo un despertar global masivo, y ¡por primera vez en la historia, millones de personas, como tú y yo, estamos despertando!

No hay negación, estamos en el precipicio de un enorme cambio global, pero, aunque el cambio es inevitable, su naturaleza exacta aún está por determinarse, y, de hecho, lo que hacemos ahora y cómo pensamos determinará el curso de la historia.

De hecho, cada uno de nosotros está despertando para hacer esta elección para nosotros mismos – según la física cuántica, las multi-realidades existen simultáneamente, y por lo tanto, el futuro que usted experimenta depende completamente de usted.
Esto significa que sin su participación consciente, las cosas pueden ir de cualquier manera, pero ¿por qué elegir por defecto, y tomar el riesgo de vivir en un mundo turbulento y triste, cuando se tiene el poder para tomar una decisión consciente y decidir tu propio destino? Si quieres vivir en un próspero mundo de paz, libertad y abundancia para todos, debes escoger esta Realidad Utópica para ti mismo.



Las acciones hablan más que las palabras

De hecho, nuestros pensamientos, creencias e intenciones son responsables de la realidad actual que experimentamos y de la realidad futura que atraeremos, pero va más alla de pensamientos positivos, afirmaciones y listas de visualizaciones; de hecho debemos integrar nuestro Pensamientos, creencias e intenciones en la realidad tomando acciones tangibles que representen la realidad de nuestra elección. Nuestra disposición a tomar una acción inspirada nos alinea con nuestra realidad elegida; con cada paso en esta dirección, unimos la brecha.



Uniendo la Brecha a la Utopía

Sin duda, el estado de nuestra realidad actual es abrumador y puede fácilmente paralizarnos con miedo, pero excusarse en la complacencia o usar la impotencia para racionalizar la parálisis, sólo perpetúa la realidad que queremos cambiar. Además, si nos centramos en lo negativo al quejarnos o aprovechamos los sentimientos de víctima para luchar contra los problemas, inadvertidamente alimentamos esos problemas con nuestra energía de lucha y resistencia. La resistencia no sólo es inútil, sino que son arenas movedizas para el alma.

¿Por qué luchar contra lo que está mal, y dar energía a lo que está mal, cuando podríamos usar ese mismo poder y energía para crear algo mejor? En lugar de desperdiciar energía que se opone a la causa de condiciones no deseadas, tenemos la capacidad de utilizar conscientemente nuestra energía individual y colectiva para implementar soluciones.

La verdad es que no podemos alinearnos con una realidad utópica luchando o negando los problemas de nuestra realidad actual y, de hecho, el camino a la utopía empieza en esta realidad y, por lo tanto, los primeros pasos nos obligan a resolver nuestros problemas actuales. Como siempre, su viaje comienza exactamente donde usted está!



Ya tenemos las respuestas!

En todo el mundo, los conceptos revolucionarios y las innovaciones están surgiendo de los individuos, las empresas privadas y grupos de personas de ideas afines. Las personas comunes y corrientes como tú y yo están proporcionando algunas de las soluciones más importantes para prácticamente todos los problemas globales, incluyendo tecnología de energía gratuita, soluciones para alimentar al hambriento y limpiar el agua contaminada, métodos sostenibles para la construcción, el crecimiento y la gestión de desechos, así como varias formas de innovación ¡Que literalmente podrían liberar a la humanidad!

La Internet es un tesoro virtual de conocimiento y de tecnología a la medida; muchas de estas nuevas tecnologías y metodologías son incluso de código abierto – libre para que cualquiera pueda usarla, copiar, compartir o construir a partir de ella. No se sabe qué joyas podría revelar una “búsqueda del tesoro”, pero aunque este conocimiento está disponible para cualquiera que busque respuestas, al igual que la investigación científica más reciente, la mayor parte de ella es suprimida y, por lo tanto, un gran porcentaje de personas alrededor del mundo ni siquiera saben que  las respuestas que necesitamos ya existen. Sin embargo, la información es poder y, por lo tanto, informar a la mayoría es una clave esencial para la transformación global. Podría ser fácil culpar a los medios por suprimir esta información, pero la supresión tiene una causa más profunda, y regresa a usted y a mí.



El Silencio – el supresor oculto

Muchos de nosotros ya tenemos acceso a este conocimiento vital, pero optamos por suprimirlo de aquellos menos informados porque tememos que no lo entiendan o tenemos miedo de ser juzgados. Dado que parece más seguro retener la información que el juicio de riesgo, racionalizamos el silencio como algo inofensivo, pero en general el silencio apoya la supresión y la supresión de la información perpetúa la falta de poder. Pregúntese: “¿Mi temor al juicio es más importante que compartir ideas que podrían cambiar el mundo?”



De hecho, la verdad está disponible para que todos la descubran, pero miestras que las mentes de la mayoría estén saturadas con el conocimiento y la tecnología para construir una nueva realidad, debemos estar dispuestos a compartir la verdad y difundir la información a todos.
La Fórmula Invisible para el Desempoderamiento

Pensamientos positivos ¿Cómo impactan a tu salud?


Instala una sonrisa en tu rostro cada mañana, aunque sean tiempos difíciles. De otra forma tu salud puede peligrar.

Los pensamientos positivos dan sustento a la energía de tu ser. Seguramente haz experimentado atravesar una mala racha anímica y, poco después, caer enfermo por alguna dolencia o enfermedad inesperada. Parece coincidencia, pero ambas situaciones están fuertemente relacionadas. Si te permites pensamientos negativos, estás impactando negativamente a tu salud.

Todos hemos tenido malas épocas, sin embargo, debemos elevar nuestra consciencia e instalarnos en una actitud positiva, para poder salir victoriosos de los problemas.

Hoy hablaremos de cómo impactan a tu salud, los pensamientos positivos. Sabemos que somos energía, pero la proyección y efectos de la calidad y cantidad de dicha energía, determinarán el estado de tus cuerpos físico, mental y emocional. Por ello, es necesario que pongas especial atención a los pensamientos que generas.



                                            Una linda sonrisa puede ser la clave.



Tu esencia es de luz divina. Recurre a ella cuando sientas que todo se oscurece.

Es entendible caer en la tentación de pensar cosas “malas” cuando en nuestra vida se presentan situaciones complicadas o muy difíciles. Finalmente, somos humanos y la tendencia a la negatividad, ante los problemas, es comprensible. Más no justificable. Mucho menos cuando, durante los últimos años, se ha dado este gran auge de información referente a la importancia de nuestro estado anímico armónico. Como lectores y seguidores de filosofías holísticas y espirituales, no tenemos pretextos para sucumbir negativamente, ante las vicisitudes de la vida.

Sabemos qué, insistir en generar actitud y pensamientos positivos, suena muy fácil. Aunque ciertamente, en ocasiones, es una meta más que complicada. Por fortuna, hay técnicas que nos ayudan a elevar la consciencia y la actitud frente a los problemas.

Una de ellas, es cambiar el enfoque de nuestra atención. Esto quiere decir que, en lugar de sentarnos a pensar en aquello que tanto nos aqueja, debemos valorar los aspectos de nuestra vida que son armónicos. Por ejemplo, tal vez acabas de perder tu trabajo, pero eres una persona ahorrativa y sabes que no tendrás problemas en atender tus responsabilidades mientras encuentras una nueva contratación laboral. O se averió tu automóvil, pero la universidad a la que asistes está tan cerca de tu casa, que en realidad no significa un problema mayor quedarte unos días sin vehículo mientras lo reparan.



                                      Tu actitud ante los problemas es una decisión

Hacer una lista de las bendiciones y cosas positivas que hay en tu vida, ayudará a que no te enfoques  en las “negativas”

miércoles, 17 de mayo de 2017

El Sonido del Universo Parte 4: de la resonancia humana y el espíritu.


Comenzamos esta serie de artículos ofreciendo una descripción personal de la resonancia del universo, luego mencionando algunas regiones etéreas y pasando a los ámbitos inferiores hasta llegar a la resonancia de la materia. Ahora continuaremos nuestro “descenso” en el mundo material denso y llegamos específicamente a nuestra entidad humana, que es el vehículo de experiencia y expresión.

Respecto a la experiencia, tiene que ver con nuestra recepción de información externa y el proceso que le damos. Esta información, que no es más que alguna forma de energía resonante, siempre nos llega de forma natural.

Podríamos pensar que nuestras experiencias vienen mediante meras “casualidades”, mediante un proceso que nos aparenta funcionar al azar, mediante el también aparente ejercicio de nuestra voluntad o de la voluntad de otras personas, pero visto más profundamente notaremos que siempre, sin excepción, nos suceden de forma natural.

Por otro lado, la expresión se relaciona con lo que sucede después de la primera: nuestra reacción (tanto inmediata como a largo plazo) basada en la evaluación de cada experiencia.

La reacción puede suceder de tres maneras: a favor, en contra o simplemente neutral (apática, o no reacción). Esto significa que la primera nos lleva a usar (consciente o inconscientemente) la información recibida mediante la experiencia, la segunda implica el rechazo inmediato de la información (en muchos casos sin haberla evaluado) y la tercera simplemente no produce efecto alguno en nosotros.

Si continuamos la línea de observación y análisis que en los sucesivos artículos nos ha traído hasta este punto, nos damos cuenta entonces que todo el mundo material es energía resonante manifestada y que las características de cada cosa (como la solidez) reflejan el grado de densificación de esta. Por supuesto, hoy sabemos que tal densificación de la materia se debe a la composición atómica de cada cosa, que en diferentes combinaciones produce objetos sólidos, líquidos, gaseosos y algunos estados intermedios entre estos.

Esto significa entonces que nosotros, como seres humanos y como parte de El Todo, somos también algún tipo de energía. Pero sería demasiado simplista intentar vernos como una mera unidad homogénea con funcionamiento básico. Solamente considerando la complejidad de nuestro cuerpo físico notamos que esa parte de El Todo que somos es sumamente complicada, interconectando armónicamente órganos, materiales y sustancias que aportan una extensa variedad de funciones. Si a esta parte añadimos las otras que son invisibles (internas y externas), comenzamos a tener una idea de que somos en realidad un conjunto de sistemas energéticos.

Según ha ido notando y comprobando la ciencia cada día más, el ser humano es un compuesto complejo de varios sistemas energéticos que operan un mismo espacio. O sea, somos anatomía multidimensional cuyas partes (cada una) son formadas por vibración de diversas frecuencias que están en interacción continua las unas con las otras.

Estas partes incluyen los órganos individuales, cuya tasa energética define no sólo sus cualidades físicas (por ejemplo, un hígado gelatinoso), sino también sus funcionamientos individuales. Su tasa vibratoria (y por ende su funcionamiento) está ligada directamente a la variable tasa del planeta de acuerdo con los ciclos diarios, mensuales, anuales, etc., y hasta, más específicamente, a la tasa vibratoria del ambiente (localidad) en que vivimos. La milenaria acupuntura china nos dice, por ejemplo que el funcionamiento más activo del hígado sucede entre la 1 y las 3 a.m. y que por tal razón cualquier tratamiento médico o energético a un paciente que padezca de este órgano debe ser suministrado durante ese periodo.




Entre los sistemas energéticos sutiles mayores del ser humano, aclarando que entre cada uno existe una gran variedad de sistemas secundarios, se encuentran los siguientes:

A. Cuerpos energéticos: Al decir “cuerpos energéticos” nos referimos a varios campos energéticos de diferente sutileza, propiedad y frecuencia vibratoria, todos interrelacionados entre sí. Se les llama “cuerpos” porque existen como parte invisible del físico, no separados los unos de los otros, sino integrados. La medicina espiritual moderna ha tomado los nombres antiguos de estos sistemas energéticos, que se conocen como etéreo, astral, mental y causal que en este orden tienen tasas ascendentes de vibración.

Para tener una idea de cuán complejos energéticamente somos los seres humanos, veamos que, solamente considerando el cuerpo físico, cada órgano, cada material (hueso, piel, etc.), cada líquido, cada tipo de célula, en fin, absolutamente todo componente, tiene sus propias cualidades, patrones y ciclos vibratorios y por lo tanto son resonantes. Cada uno de estos campos tiene una función y un conjunto de características individuales, básicamente “filtrando” energía de, estando en sintonía con, o funcionando en las diferentes franjas vibratorias de, El Todo universal.

En la parte invisible del ser humano, aunque en diferentes sistemas espirituales los diferentes procesos energéticos humanos han sido llamados de diversas maneras:

1. Cuerpo etéreo,
que es el llamado “cuerpo vital”, vinculado directamente con todo el funcionamiento autónomo de los órganos físicos mediante los centros energéticos.

2. Cuerpo astral,
que es considerado el “asentamiento”de las emociones, los deseos, los temores y todo lo relacionado con estos aspectos.

3. Cuerpo mental,
que está subdividido en tres grados ascendentes, es el sistema energético que nos distingue como seres humanos, lo que nos separa definitivamente de los animales. Su parte inferior sirve como vehículo de expresión de los instintos, la intermedia maneja el intelecto (la porción cognoscitiva) y la superior destaca la esencia espiritual de los seres humanos. Nuestra existencia como seres “mentales” es definida por la franja vibratoria en que nuestros procesos mentales predominantes estén centrados. O sea, nuestro grado evolutivo individual depende del nivel energético en que estemos operando normalmente.

Los seres humanos considerados “básicos” (prácticamente animales pensantes) funcionan a base de sus instintos, usando de manera casi exclusiva su mente inferior. Al evolucionar nos convertimos en seres humanos más sofisticados, adquirimos el intelecto que nos facilita razonar, aprender, etc. y llevamos una vida diferente a la anterior. En algún momento durante nuestra existencia despertamos a nuestra realidad espiritual, nuestra vida toma un giro y se centra en una percepción más sublime. Nuestros pensamientos, palabras, acciones, gustos, deseos, aspiraciones, metas, etc., revelan dónde está centrada nuestra existencia. Paralelamente revelan cuál es nuestra frecuencia de vibración resonante y cuál de nuestros cuerpos energéticos está dominando nuestra existencia. Eso no significa que un ser humano sea mejor que otro, sino que simplemente cada uno está en diferentes estados evolutivos. Estas etapas se refieren al desarrollo total del ser humano, tanto como especie que como individuo.


4. Cuerpo causal:

Engaño y sinceridad


Los dos conceptos que vamos a abordar hoy están basados en las reglas del juego de una sociedad en la que, al no poder ver, saber, percibir o ponerte directamente en la piel y en la psique de las otras personas, es difícil, en muchos casos, distinguir el uso de uno de ellos respecto al otro.

¿Por qué es tan sencillo que se engañe a la opinión pública respecto a cualquier tema, solo por el hecho de saber usar unas técnicas que se basan en la forma en la que el ser humano decodifica la realidad? ¿Por qué se usa el engaño como un arma de manipulación para conseguir objetivos que no se pueden conseguir siendo sinceros?


Una cualidad elevada vs un mecanismo del ego

En general, la sinceridad, como “arquetipo”, es una cualidad del espíritu, del ser, del Yo Superior, de aquello a cómo llaméis a las partes más elevadas del ser humano, que manifestada en la personalidad, otorga un comportamiento noble y elegante, directo, alineado con la verdad de esa persona (o de ese ser) a la hora de entenderse con los demás.

El engaño, por el contrario, es un mecanismo de defensa y gestión de la realidad del ego, que tiene por objetivo conseguir todo lo que necesita para sus propios intereses de la manera que considere conveniente.

Puesto que el programa ego tiene por particularidad y programación ver todo y a todos como separados y diferentes a si mismo, no tiene problema en crear los diferentes Yos, patrones y programas de la personalidad que usarán el engaño como una de las múltiples formas de gestión de las situaciones encontradas a diario en la sociedad actual, mientras que, en el otro extremo, nuestro ser, YS, etc., al ver a todos siendo parte de todos, y saber que todos estamos conectados con todos, tiende a decantarse siempre por la vía directa de la sinceridad para aquello que necesita, ya que solo siendo claro con aquellos a los que se percibe (desde otros niveles de consciencia), como parte de uno mismo (en otros niveles de existencia), se hace sencillo y alineado con las leyes y procesos que rigen la vida el gestionar esa misma realidad y existencia.


Alineación con el arquetipo “verdad”

Así, el engaño no está alineado con el arquetipo de la verdad, la energía pura que define este concepto, que existe como tal a niveles mentales y causales (como cuando os expliqué la herramienta de usar el fuego de la verdad para saber si algo era falso o cierto en nuestra psique). Por lo tanto, el engaño genera, y pone en marcha, situaciones de causa y efecto que se moverán con la misma energía y en la misma dinámica, y que, una vez puestas a rodar, ya no hay quien pare las bolas que se crean.

Así, el engañador en algún momento será engañado, causa y efecto, pero no sabrá que recibe el engaño porque en algún momento engañó, simplemente maldecirá a quien le ha engañado, proceso que, seguramente, viene porque en otra situación anterior quien le engañó fue también engañado a su vez, y esto se remonta al inicio de los tiempos. La sociedad, de esta manera, vive tratando de obtener lo que sea como sea, sutilmente en la mayoría de los casos, en otros a gran escala y con engaños masivos, pero siempre es una cuestión de ego y personalidad, no del ser o Yo Superior o niveles elevados de consciencia.

La sinceridad, por otro lado, también nos dicen que no siempre es buena, ya que el receptor de esos brotes de sinceridad que todos tenemos a veces, no sabe encajar, no puede decodificar o no acepta este tipo de comunicaciones en formato “verdad”, que el emisor le comunica. Por supuesto, ese formato “verdad” es la verdad del emisor, que no tiene por qué coincidir con la suya, pero aun así no hay engaño inducido, premeditado o subyacente en la comunicación.

En muchos de estos brotes de sinceridad, tampoco será el ser de la persona quien se esté expresando, pues para la mayoría de nosotros, la consciencia de nuestro Yo Superior está solapada bajo nuestra consciencia artificial y personalidad virtual, y no es más que un observador de lo que le sucede a esta sin intervenir. En estos casos, la sinceridad de personalidad a personalidad puede herir, ya que se suelta lo que uno piensa de buenas a primeras, sin tener en cuenta el modo de recepción y decodificación del contenido de lo emitido, por la persona que lo recibe.


Sinceridad con amor y empatía

La sinceridad de ser o YS a ego siempre tiene el componente del amor imbuido, y por lo tanto, no es dañino ni busca serlo, mientras que la sinceridad de ego a ego puede tener el problema de que es simplemente la comunicación entre dos sub- facetas del carácter de esa persona que se comunican sin filtros ni analizan si lo que se expresa está alineado, ya solo no con el arquetipo “verdad”, que a priori si lo está, sino con el arquetipo de amor, de empatía, etc., algo más difícil de conseguir en el plano humano.

En un mundo ideal de comunicación interpersonal, todo el mundo sabría instantáneamente que piensa, siente y vive el otro (algo que requiere la activación y funcionamiento a pleno rendimiento del centro emocional superior y del centro intelectual superior), por lo que el engaño no sería nunca posible, y el concepto de sinceridad ni siquiera sería un concepto o cualidad deseable, o buscada, ya que sería la norma y lo común, lo standard. Aún estamos lejos de llegar a eso.

Sigue siendo más deseable ser sinceros en todo y con todos y aceptar las consecuencias, pero sigue siendo más rentable, especialmente para aquellos en el poder en todos los sectores y niveles de gestión de la sociedad, seguir basando las relaciones y comunicaciones en el engaño, sutil o no, parcial o total, pues tanto entra dentro de la energía y concepto de engaño un anuncio que te maquilla lo que no quieren que sepas de un producto, como una persona que te miente directamente si conviene a sus intereses particulares, políticos, económicos, sociales, etc.


Buscando el equilibrio siendo impecables

martes, 16 de mayo de 2017

“El espejo de las relaciones”


Cuando estamos dispuestos a aceptar los lados luminoso y oscuro de nuestro ser, podemos empezar a curarnos y a curar nuestras relaciones. Tú y yo somos lo mismo. Todos somos espejos de los demás y debemos aprender a vernos en el reflejo de las demás personas. A esto se llama espejo de las relaciones. Todos somos inevitablemente parte de la misma conciencia universal, pero los verdaderos avances tienen lugar cuando empezamos a reconocer esa conexión en nuestra vida cotidiana.

Las relaciones son una de las maneras más efectivas para alcanzar la unidad en la conciencia. Piensa en la red de relaciones que mantienes: padres, hijos, amigos, compañeros de trabajo, relaciones amorosas. A través del espejo de las relaciones, de cada una de ellas, descubrimos estados prolongados de conciencia.

Tanto aquellos a quienes amamos como aquellos por quienes sentimos rechazo, son espejos de nosotros. Sentimos rechazo hacia las personas que nos reflejan las características que negamos en nosotros. Si sientes una fuerte reacción negativa hacia alguien, puedes estar seguro de que tú y esa persona tenéis características en común, características que no estás dispuesto a aceptar. Si las aceptaras, no te molestarían.

Cuando reconocemos que podemos vernos en los demás, cada relación se convierte en una herramienta para evolución de nuestra conciencia. La próxima vez que te sientas atraído por alguien, pregúntate qué te atrajo. ¿Su belleza, gracia, elegancia, autoridad, poder o inteligencia? Cualquier cosa que haya sido, sé consciente de que esa característica también florece en ti. Lo mismo se aplica a las personas hacia las que sientes rechazo.

La naturaleza esencial del Universo es la coexistencia de valores opuestos. No puedes ser valeroso si no tienes a un cobarde en tu interior; no puedes ser generoso si no tienes a un tacaño; no puedes ser virtuoso si no tienes la capacidad para actuar con maldad. Gastamos gran parte de nuestras vidas negando este lado oscuro y terminamos proyectando esas características oscuras en quienes nos rodean.

Un encuentro con una persona que no te agrada es una oportunidad

El Sonido del Universo Parte 3: de la Resonancia Material.


Con este nuevo artículo combinamos nuestro análisis de la resonancia abstracta con aquella perteneciente a los objetos físicos y los aspectos energético-resonantes del mundo visible tal y como lo conocemos. Para establecer la premisa del uso de la palabra “materia”, este escrito no la usa en su acepción científica (“la sustancia de la cual los objetos físicos están compuestos”), sino en el sentido simple como los propios “objetos físicos” que tienen peso y ocupan espacio. En este sentido nos apartamos a propósito de la perspectiva científica que intenta definir estrictamente la materia.
Recordemos que nuestro enfoque básico es poco científico y más espiritual.

La materia que nos rodea es tan resonante como cualquier otro componente universal. Recordando que todo está en El Todo, la materia resulta ser una porción particular del sistema vibratorio universal y es particularmente la energía que puede verse, exceptuando la luz.

Esta franja vibratoria es parte del llamado “espectro electro-magnético”(de ondas) denominado como “la radiación electromagnética que emite o absorbe una sustancia”.

Estas regiones energéticas pueden ser observadas y medidas mediante espectroscopios para determinar su longitud de onda, la frecuencia y la intensidad de la radiación. En la parte visible del espectro (de la luz) hay radiación gamma, X, ultravioleta, infrarroja, etc., cada una de diferente intensidad o frecuencia.

En términos simples, la vibración resonante de la energía incluye regiones cuyas intensidades (frecuencias) son suficientemente bajas para ser captadas por el ojo humano. Estas regiones vibratorias definen para nosotros los estados de densidad de la materia: mientras más lenta la vibración, más sólida (compacta, densa) la materia; mientras más rápida la vibración, más etérea es.
La densidad de la materia (gaseosa, líquida y sólida) depende de la fuerza ejercida por la unión atómica de la misma. Los átomos son unidades vibratorias que se agrupan natural y artificialmente con mayor o menor facilidad los unos con otros para formar las moléculas que forman la materia. En la materia compuesta por varios tipos de átomos, la fuerza de su enlace químico contribuye a definir su densidad. Por ejemplo: unir 2 átomos de carbono, 6 de hidrógeno y 1 de oxígeno produce etanol, con una densidad de 0.81 gramos por centímetro cúbico; el enlace de 2 átomos de hidrógeno y uno de oxígeno produce agua, con una densidad de 1 gramo por centímetro cúbico; y el oro (monoatómico) tiene una densidad de 19.3 gramos por centímetro cúbico.

Lo curioso de la materia es que hoy día puede ser observada externa e internamente, en ambos casos presentándonos cualidades muy diferentes. Externamente vemos y tocamos objetos sólidos que aparentan ser totalmente compactos, impenetrables físicamente y totalmente inertes. Internamente vemos que los objetos son porosos porque están formados por átomos unidos entre sí que, lejos de ser “materia muerta”, están en continuo movimiento… mostrando un tipo de vida. Otra paradoja es que el agregado químico-atómico de la materia tiene la vibración (resonancia) externa más lenta que encontramos en el universo mientras sus componentes básicos (los átomos) mantienen una alta tasa de vibración individual.

Las cualidades físico-energético-resonantes de la materia también son reflejadas en forma de sonido, color y sensaciones provenientes de los objetos. Por ejemplo, los objetos metálicos emiten un sonido, un color y una cualidad sutil diferentes a aquellos hechos en madera. Basándose en estas diversas cualidades se han inventado aparatos para detectar en forma precisa diferentes sustancias, como el contador Geiger, que percibe radiación gama, beta y en algunos modelos también alfa.
Cada metal específico, cada madera específica, tiene su propio tono, color y sutileza individual. Si añadimos a este conjunto de cualidades el tamaño de cada objeto, así como su complejidad de diseño (forma geométrica, alto, ancho, largo, etc.), tendremos una mejor idea de las propiedades resonantes de cada cosa.

A las cualidades físicas de los objetos debemos añadirles sus cualidades sutiles. La energía resonante que emite cada objeto es percibida por el ser humano, aunque normalmente no lo notamos. La mayoría de nosotros sabemos cuando un objeto nos agrada con tan sólo verlo, e inmediatamente sentimos el impulso de tocarlo. Hacer contacto con el objeto se torna en tomar una muestra de su resonancia; la afinidad entre la resonancia de estos y de nosotros es corroborada inadvertidamente de este modo. Pensemos un momento en todo lo que nos rodea en el plano físico y cuánto de esto influye en nuestro vivir a cada momento. Los objetos que tenemos en nuestro hogar y cómo los tenemos colocados, toda la materia que nos rodea en el espacio en que nos movemos y en los lugares que frecuentamos (para trabajo, estudio, entretenimiento, etc.), todo, absolutamente todo, nos afecta para bien o para mal.


Radiestesia



Hay formas de saber cómo nos está afectando lo que nos rodea. Una de éstas formas es la Radiestesia (actividad que se basa en la afirmación de que los estímulos eléctricos, electromagnéticos, magnetismos y radiaciones de un cuerpo emisor pueden ser percibidos y, en ocasiones, manejados por una persona por medio de artefactos sencillos mantenidos en suspensión inestable como un péndulo, varillas “L”, o una horquilla que supuestamente amplifican la capacidad de magnetorrecepción del ser humano). Aunque la Radiestesia ha sido catalogada como “pseudociencia” por los sistemas académicos, no podemos descartarla totalmente sin analizar sus elementos lógicos. Cierto es que en términos generales muchos practicantes de la Radiestesia la han querido presentar como una ciencia, aun cuando no se circunscribe al método científico actual establecido. Sin embargo, ningún sistema filosófico, espiritual ni religioso ha podido hacerlo.

Tenemos el caso, por ejemplo, del Espiritismo, el cual muchos de sus adeptos también han querido darle el apellido “científico”, pero al explicar esta acepción se limitan a llamarlo “una Ciencia de Observación”. Semejante nomenclatura se queda corta en el siglo XXI, porque hoy día la experimentación científica se basa en dos fundamentos:

1) Reproducibilidad: capacidad de repetir un experimento determinado en cualquier lugar y por cualquier persona.

2) Falsabilidad: capacidad de una teoría para someterse a todas las pruebas que pretendan mostrar su falsedad.

La Reproducibilidad requiere evidencia pública que apoye una hipótesis y la certeza absoluta de obtener siempre los mismos resultados. La Falsabilidad exige asegurarse de que los resultados del experimento no puedan ser explicados lógicamente por otro método (el “método hipotético deductivo experimental”) diferente al propuesto por sus conclusiones.

¿Cuántas filosofías o sistemas espirituales pueden someterse exitosamente al filtro exigido por la ciencia? En realidad, ninguno, porque los conocimientos espirituales están en una categoría distinta a la de los conocimientos científicos.

Los métodos de comprobación de los conocimientos espirituales provienen de evidencia encontrada en muchos casos mediante métodos alternos que usan las regiones más profundas de la psiquis humana. La certeza de la intuición, de la clarividencia y de la mediumnidad, por ejemplo, no puede ser medida por las secas, frías y calculadas fórmulas científicas, especialmente bajo un sistema científico que no se atreve a reconocer las cualidades etéreas (espirituales) del ser humano aunque no tenga explicaciones lógicas para refutarlas.

La Radiestesia tiene la particularidad de depender directamente de las cualidades resonantes de una persona sensitiva para sondear, leer e interpretar energías sutiles. Esto sitúa esta práctica en dos ámbitos, el técnico y el espiritual. El zahorí, o radiestesista, es tan importante como los implementos usados, algo que es casi contrario a la práctica científica. Mediante la Radiestesia se puede cualificar la energía de la tierra, de espacios cerrados, de alimentos, de personas y así de casi cualquier objeto. Por este medio, por ejemplo, el radiestesista experimentado puede decir si la energía de un predio de terreno es favorable a la vivienda o a la agricultura, si una manzana en particular está en un estado saludable o dónde en el subsuelo hay agua más accesible.

Por otra parte, los seres humanos podemos tornarnos “radiestésicos” mediante el ejercicio de nuestras capacidades internas. Mediante el “rastreo concentrado” podemos tornarnos más sensitivos a las energías que nos rodean. Hay personas que son un reto para la ciencia porque pueden percibir y analizar, algunas con precisión sorprendente, las cualidades de la resonancia.
Estos “barómetros humanos” por lo general han llegado a ese estado con la ayuda directa de la meditación y la práctica de “observación activa”.


Resonancia mecánica



Este tipo de resonancia es un fenómeno que se produce cuando un objeto es sometido a la acción de la resonancia de otro. Bajo circunstancias normales las resonancias afines producen condiciones energéticas armónicas. Sin embargo, en algunos casos en que dos objetos vibran a tasas iguales y la amplitud de resonancia aumenta progresivamente la fuerza combinada, los efectos pueden resultar peligrosos. Este efecto clásico fue demostrado en los anuncios comerciales de televisión que mostraban a la cantante Ella Fitzgerald produciendo un tono tan alto que rompía un vaso de cristal.
La resonancia mecánica es definida como “la tendencia de un objeto a absorber más energía cuando su frecuencia es igual a la frecuencia natural resonante”

Cuando la resonancia de la voz de la cantante se une a la del cristal, la fuerza de la energía combinada aumenta a tal punto que se torna destructiva y la naturaleza tiende a eliminar una de las fuentes. Hay casos clásicos que son relatados comúnmente al mencionar este tema, como el del puente que se derrumbó debido a la resonancia producida por la marcha sincronizada de tropas durante la Segunda Guerra Mundial y el colapso del puente Tacoma Narrows (estado de Washington) en 1940 debido a la vibración aeroelástica causada por la combinación de la resonancia de la estructura y del viento que lo cruzaba.

Una demostración más simple y menos peligrosa de la resonancia mecánica es vista al utilizar dos diapasones de la misma frecuencia. Cuando uno de estos es golpeado y luego acercado al segundo, este otro comienza a vibrar espontáneamente debido a las ondas vibratorias generadas por el primero. Cuando un objeto es sometido al estímulo energético de otro, parte de la energía del primero pasa naturalmente al segundo. Si la resonancia vibratoria de ambos está en la misma frecuencia determinada se dice que la tasa de absorción de energía está en su máximo. Esto puede resultar en la inestabilidad del sistema resonante creado y en muchos casos puede obligar una ruptura en el mismo.
La historia también nos cuenta la situación en que el ingeniero serbio Nikola Tesla a principios del siglo 20 experimentaba con un oscilador mecánico en Nueva York, emitiendo resonancias de tasas ascendentes que sacudían varios edificios. Al llegar al nivel de resonancia de su propio edificio la vibración era tan fuerte que él tuvo que desactivar la máquina. Este aparato más tarde fue llamado coloquialmente “la máquina de terremotos”.


Planetas resonantes