lunes, 19 de diciembre de 2016

EL PODER DE LA INTENCIÓN CAPITULO 1


CAPITULO 1.

 LA INTENCIÓN DESDE UNA NUEVA PERSPECTIVA:

La intención no es algo que la persona hace, sino una fuerza que existe en el universo como campo de energía invisible. “El propósito es una fuerza que existe en el universo”

Si eres una de esas personas con la actitud de “nunca me voy a rendir” y además con una visión interna que te empuja a hacer tus sueños realidad, encajas en la descripción de la persona con intención. Si se emplea la intención se abren a la vida las fuerzas, las facultades y la posibilidades durmientes, y descubres que eres una persona mucho mejor de lo que jamás te habías considerado. el poder de la intencion psicologia en valladolid

¿Dónde se encuentra ese campo llamado “intención”?

No existe ningún lugar donde no esté, porque en el universo todo lleva una intención intrínseca. Esto se aplica a todas las formas de vida: un rosal, una montaña, un mosquito… todo tiene un propósito intrínseco en su propia creación y su experiencia vital


El significado de la intención omnipresente:

La intención es una fuerza presente en todas partes como campo de energía, tanto en el desarrollo físico como en el desarrollo no físico. Ese campo existe aquí y ahora, y puedes acceder a él. Cuando lo actives, empezarás a notar que tu vida tiene un objetivo y te dejarás guiar por tu ser infinito.


¿Cómo llegaste a experimentar la desconexión con la intención?

Al permitir que el ego decida el sendero de tu vida, desactivas la fuerza de la intención. (Soy lo que tengo, soy lo que hago, soy lo que los demás piensan de mí, estoy separado de todos los demás, estoy separado de todo lo que me falta en la vida, estoy separado de Dios)


Agarrarse a la correa del trolebús:

En momentos de tensión, angustia, preocupación o malestar físico, cierro los ojos y me imagino que subo el brazo y me veo flotando hacia la correa, al aferrarme a ella tengo una tremenda sensación de alivio y tranquilidad. Lo que he hecho es eliminar pensamientos del ego y dejarme llevar hasta alcanzar la intención, confiando en que esta fuerza me llevará a mi destino, deteniéndome cuando sea necesario y recogiendo a los compañeros de viaje. Este proceso se denomina “sendero hacia la maestría” en cuatro pasos para activar la intención.



Cuatro pasos hacia la intención:

1. La disciplina. Aprender una nueva tarea requiere entrenar el cuerpo para que actúe como lo desean tus pensamientos Se consigue con práctica, ejercicio, hábitos saludables, comida sana, etc.

2. La sabiduría. Que combinada con la disciplina fomenta tu capacidad para centrarse y tener paciencia a medida que armonizas con tus pensamientos, tu intelecto y tus sentimientos.

3. El amor. Amar lo que haces y hacer lo que amas.

4. La entrega. Cuando te entregas, te iluminas y puedes consultar a tu alma infinita y entonces puedes acceder a la fuerza de la intención, que te llevará a donde crees que estás destinado a llegar.



La intención y tu libre albedrío son paradójicos:

La verdad es que no creamos nada solos, todos somos criaturas con Dios. Nuestro libre albedrío combina y redistribuye lo que ya ha sido creado. ¡Tú eliges! El libre albedrío significa que puedes elegir entre conectarte con el Espíritu o no conectarte.



En la intención, el Espíritu trabajará por ti:

Cuando con el libre albedrío decides conscientemente volver a conectarte a la fuerza de la intención, empezarás a reconocer y venerar la unidad del Espíritu y tú como una concentración individual de esa fuerza.. Yo repito en silencio la palabra “intención” o “propósito” para que me ayude a librarme del ego y estar centrado en mí mismo.



Combinar el libre albedrío con la intención:


Al combinarlos, armonizas con la mente universal y conseguirás alinearte con tu propósito.



Fusionar tus pensamientos individuales con la mente universal:

Cuando formas un pensamiento en tu interior acorde con el Espíritu, formas un prototipo espiritual que te conecta con la intención y pone en marcha la manifestación de tus deseos. Los deseos que quieras cumplir son hechos existentes, ya presentes en el Espíritu.



Cinco consejos para poner en práctica las ideas de este capítulo:

1. Siempre que te sientas mal, perdido, o incluso de u humor de perros, visualiza la correa del trolebús, colgando del campo de la intención a más de un metro por encima de tu cabeza. Imagina que flotas, asciendes y dejas que el trolebús te lleve hasta tu intención intrínseca.

2. Repite la palabra intención o propósito cuando te sientas angustiado o cuando te dé la impresión de que todo lo que te rodea se ha puesto de acuerdo para evitar que cumplas tu misión.

3. Dí para tus adentros que tienes una misión que cumplir en la vida y un compañero silencioso accesible en cualquier momento que quieras.

4. Actúa como si cualquier cosa que desees ya estuviera aquí. Convéncete de que cuanto buscas ya lo has recibido, que existe en Espíritu y ten la certeza de que tus deseos se cumplirán. Para alcanzar el éxito y la paz interior debes tratarte a ti mismo como si ya fueras la persona que te gustaría ser.

5. Copia este antiguo dicho y llévalo a todas partes durante un año: “Cuando caminas por el campo con la mente pura y sana, de todas las piedras, de todos los seres que crecen y de todos los animales, saltan las chispas de su alma y se adhieren a ti, y entonces se purifican y se convierten en fuego sagrado en ti.



Wayne Dyer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario.