sábado, 10 de diciembre de 2016

La Evolución de la Consciencia (Parte 3 de 3)


Más allá de la pregunta-viva se encuentra la pregunta final

La pregunta-viva (1) es el sistema de creencias de nuestro ego. No quiere abandonarla incluso si esto significa miseria y sufrimiento. Para el ego una creencia es mejor que tener espíritu. Luchará con uñas y dientes para aferrarse a algo. Hay muchas personas emocionales que creen firmemente que hay algo mal en ellos, y no importa lo mucho que sufran, son inflexibles en su pregunta-viva de esta realidad y no renuncian a ella. Esta adicción común al sufrimiento es una creencia fundamental de la pregunta-viva. Algunos se aferran a sus dudas como si fuera la realidad misma y no renuncian a ellas. Este aferrarse es la necesidad de tener "algo" en lugar de "nada".

La pregunta final no es una pregunta en el sentido que comúnmente percibimos una pregunta, sino un "quedarse con la boca abierta de asombro" ante el misterio y la maravilla infinita de la totalidad. Antes de mi experiencia de "Supersentience" [Super-sensibilidad] yo creía que sabía algo. Esta experiencia hizo estallar todo lo que creía separado. Nada fue como pensé que sería. El conocimiento más profundo que recibí de ello fue el profundo entendimiento de que no tenía conocimiento en absoluto de la grandeza y la inmensidad que es "mi-Mismo". Esta pregunta final es el conocimiento más profundo que podemos alcanzar en la vida.

Desde esta pregunta final nos damos cuenta de nuestro desconocimiento de nuestra naturaleza inmensa e infinita y que toda nuestra idea del mundo y su realidad están basadas en el pensamiento. Todo nuestro movimiento de la vida está basado en conceptos ― nuestras relaciones, familias, comunidades, estructuras sociales, son todos sólo pensamientos. Estos pensamientos (conceptos, creencias, ideas) que conforman nuestra pregunta-viva (a no ser que estemos decididos a despertar a nuestra verdadera naturaleza) casi nunca son cuestionados o explorados y así nuestra vida se basa en una existencia como de robot. Pero a menudo se produce un "crack" ― una muerte, una enfermedad terminal o una tragedia. Tal vez sólo ocurre espontáneamente, pero en ese crack en nuestra realidad (sueño) conceptual, algo más surge. Por el momento podríamos llamarlo caos, locura o tal vez incluso una experiencia espiritual.

En este punto buscamos ayuda de acuerdo con lo que estamos dispuestos a recibir. Lo más probable es que nos sintamos desorientados, disociados y desconectados ― fruto de una descomposición de nuestra pregunta-viva conceptual. Con esta descomposición de nuestra pregunta-viva nos sentimos a la deriva temporalmente, y si en ese momento nos permitimos ver que es el final de todo lo que creíamos, y lo aceptamos como algo inevitable, entonces la pregunta final nos llenará de asombro, admiración e incluso desorientación ante la grandeza increíble que es la vida.

En nuestro reconocido desconocimiento también llegamos a saber (a través del "conocimiento-innato") que somos un gran ser desconocido de potencial infinito. Y, en este momento, ya que nos encontramos AÚN en nuestra pregunta final, llegamos a saber que existimos en lo desconocido como lo desconocido. Yo había pensado que conocía a Burt pero era sólo una pregunta-viva (un patrón de creencia condicionado).

He aquí un hecho:

No hay manera de salir del mundo conceptual a través del mundo conceptual. Sólo hay un cese abrupto y repentino de ese mundo como nuestra guía.

¿Podemos vivir con esta realidad de nuestro Ser, sin creencias y conceptos? ¿Podemos estar en el silencio de no respuesta? ¿Podemos aceptar plenamente el hecho de que simplemente no lo sabemos?

La necesidad del ser humano de conocer es tan irresistible y tan poderosa que crea su propio mundo ilusorio y crea su propio significado. Con este mundo ilusorio que hemos creado, inconscientemente, ¿es posible reconocer nuestra verdadera naturaleza como puro ser?

Aquí se encuentra la novedad más poderosa de todas y la más liberadora ― es sólo a través de ver el "devenir" conceptual que entramos en la realidad de nuestro Ser. Este Ser que ya somos es el verdadero hogar conocido como "El Reino de Dios" de Jesús. No existe en el futuro, sino como tú en este momento. El lado humano que hemos aceptado como realidad es una mera sombra del espejo del Ser. Hasta que no nos elevemos por encima de este ego, ¿cómo podemos mirar a través de los ojos del Ser?


Los tres pasos de la pregunta final

1. Inicialmente, el ser humano tiene ideas, creencias, conceptos y evaluaciones de la vida de acuerdo con su educación, formación religiosa, cultura y condicionamiento general.
Todo esto combinado con la inteligencia o la falta de ella, con el temperamento de ser introvertido o extrovertido y otras consideraciones se convierte en una "pregunta viva" ― dicho brevemente, la "pregunta-viva" es la creencia incrustada e incuestionable de "cómo deberían ser las cosas". Somos un completo y complejo manojo humano de creencias inconscientes de "cómo deberían ser las cosas". Tenemos este complejo manojo que se conoce como la "pregunta-viva" con respecto a las relaciones, matrimonio, trabajo, Dios, mundo, la sociedad, la muerte, la religión o la falta de ella y así sucesivamente.

Todas estas creencias inconscientes sobre "cómo deberían ser las cosas" están envueltas cuidadosamente en una "pregunta-viva" que se expresa como actitud, personalidad, pensamiento, expresión y emoción. Cada ser humano único es una expresión compleja de esta "pregunta-viva". Cada argumento, cada sentimiento negativo, cada decepción o reacción a la vida revela nuestra condicionada "pregunta-viva" reforzada por "cómo deberían ser las cosas". La razón por la que somos felices o infelices, estamos tristes o positivos, enojados o nos sentimos bien temporalmente es todo porque "cómo deberían ser las cosas" está a nuestro favor o no. En este punto no tenemos ni idea de que cada ser humano es otra "pregunta-viva" con las mismas creencias acerca de "cómo deberían ser las cosas".

Hay gente que es fácil de llevar, ya que creen que "las cosas deberían ser" simples y fáciles de llevar. Luego hay otros que creen que hay algo mal con ellos debido a "cómo las cosas deberían ser, y no lo son". Esta actitud (creencia o condicionamiento) es tan común en nuestro mundo moderno que desafía los porcentajes. Esta actitud de víctima es más común entre las mujeres que entre los hombres y lleva consigo la necesidad de sufrir, de querer simpatía y aprobación de los demás y lleva consigo un "cuerpo dolor" como su "pregunta-viva".

Hay algunos que creen que deberían tener poder, y hay otros que creen que la vida debería ser una entrega. Hay algunos que creen en un Dios personal, mientras que otros son ateos. Las denominadas personas "espirituales" creen que el ateísmo es erróneo. Hay algunos que creen que la vida espiritual es correcta y perfecta. Hay quienes argumentan que las creencias son necesarias y que uno debería tener algo a lo que aferrarse. Hay otros que flotan por ahí como los gitanos sin otro objetivo o finalidad. Hay algunos que creen que deberíamos hacer algo por el medio ambiente y hay otros que no.

Y ahora, sé sincero mientras lees esto ― ¿te ves a ti mismo que estás de acuerdo o en desacuerdo con algunas creencias? ¿No es eso parte de "cómo deberían ser las cosas" para ti? Dime verdaderamente, ¿quién está en lo cierto o se equivoca? Y, si crees que estás en lo cierto, ¿puedes probar que lo que tú crees es más cierto que lo que cree la otra persona?

Ahora, si comienzas a ver que no hay tal cosa como "cómo deberían ser las cosas" podría producirse cierta desorientación o desencanto, o una conmoción en tu consciencia condicionada. Tu "pregunta-viva" comenzará a rebelarse con un "pero, pero, ¿y si...?" Esto es comprensible porque la "pregunta-viva" no va a transigir con tanta facilidad. Esta es la última batalla del ego y cuando la "pregunta-viva" empieza a tambalearse, a socavarse sus fundamentos y gritar: "No sé nada más..." elevamos esa pregunta final con maravillado asombro, que nos lleva al segundo paso.


2. Empezarás a darte cuenta poco a poco de que no hay reglas para vivir ― sólo hay vivir de acuerdo a la consciencia. Todo es simple ― ¡es como es! Sólo hay lo-que-es porque no puede haber nada más. Todo es muy simple. Te quedas con la boca abierta en esta pregunta final (sin buscar una respuesta porque sabes que no hay ninguna). Todo es como es porque no puede ser de otra manera. No hay nada que entender, alcanzar o lograr ― es lo que es. Una vez que te das cuenta de que no hay nada que entender, entenderás por primera vez. Una vez que te das cuenta de que no hay nada que resolver, todo se resuelve de manera sencilla y sin complicaciones. Este asombroso reconocimiento de lo sencilla que es la vida nos conducirá a este siguiente, maravilloso y glorioso, tercer paso...


3. Te darás cuenta de que no hay nada que resolver o entender porque tu parte humana no tiene jamás manera de comprender el vasto Ser ilimitado que realmente eres. Comienzas a reconocer que como un yo personal individual estabas hipnotizado y actuabas, pensabas y sentías como un robot creyendo que tú lo hacías todo. Aquí reconoces que este ego que pensabas que eras era sólo una idea incrustada.

Aquí, en esta última etapa, empiezas a despertar al hecho de que no eres un humano en absoluto ― tú eres un Ser representando el papel de un humano. Aquí puedes ver que eres esta vasta vida inimaginable con dimensiones, universos y grandeza que desafía la imaginación más salvaje. No hay manera de que el humano pueda incluso comenzar a comprender algo tan vasto más allá de toda comprensión mental. Es en este "entendimiento" que expresas esa pregunta final con maravillado asombro, "Y yo creía que sabía algo..." y con esa pregunta final sin respuesta permites que la vida te viva mientras te bendice con su amor inimaginable, alegría y paz duradera.

Me inquieta pensar que sólo hay vacío y no sé de qué va todo esto. Creo que la razón por la que estamos aquí es para experimentar el mundo físico y llegar a ser mejores seres.

Pruébalo y mira a ver si funciona mejor que las últimas cien veces que has probado. Sólo hay lo-que-es y cualquier intento de entenderlo termina en confusión, frustración y hasta desesperación. Incluso creer que sólo hay vacío es otro concepto. Sólo hay lo-que-es, ahora tienes la opción de "mirarlo" y verlo de una manera nueva y fresca sin conceptos. Es de esta manera que la "verdad" empieza a revelarse. ¿Qué es este mundo físico? ¿Cuán físico es lo físico?

Pero tiene que haber alguna seguridad, algo en qué creer.

Averígualo a ver si es cierto. ¿Realmente necesitamos una creencia? ¿No has tenido cientos de creencias y que han ido cambiando con los años? Una creencia puede ser socavada, amenazada o cambiada, sin embargo, "como todo ES" nunca puede ser cambiado excepto tu opinión de ello. Comienza indagando en lo que habías dado por sentado y observa cómo una dinámica totalmente nueva comienza a ocurrir dentro de ti cuando las cosas se tambalean. La verdad sólo puede ser reconocida cuando se te revela en la medida en que "ves" tu yo conceptual. Tu parte humana se integrará en el SER en la medida en que "ves" lo increíblemente vasto e inimaginable que es tu Ser.

Da miedo pensar lo ignorante que soy realmente.

Simplemente creías que eras esta "pregunta-viva" pero luego descubriste también que todo el mundo creía lo mismo. La pregunta viva es una respuesta condicionada a la vida basada en "cómo deberían ser las cosas" para dar un poco de sentido a la idea de "mí". Esta pregunta-viva era la supervivencia del ego.

¿Cómo se me revelará la verdad entonces?

La verdad es el "AHORA" más allá del tiempo y de los conceptos. Cómo se te puede revelar si todavía te aferras a "cómo deberían ser las cosas". Sin embargo, en el momento en que ves todo el manojo llamado "yo" como cualquier otra "pregunta-viva" entonces eres lo suficientemente ABIERTO como para que la verdad se te revele. Es sólo a través del reconocimiento de nuestra impotencia que descubrimos nuestro verdadero poder. Es sólo a través de la realización de nuestra ignorancia que descubrimos nuestra sabiduría. Es sólo a través de reconocer nuestra vulnerabilidad que descubrimos nuestra invulnerabilidad. Por lo tanto, es a través del "aplastamiento de nuestra idea del ego" que finalmente reconocemos que somos la VIDA misma, (puro ser).

¿Es entonces este abandono de nuestra idea del ego lo que trae alegría y amor verdadero?

Cuando queremos alegría entonces no la tenemos. El problema con la alegría es que estamos tratando de alejarnos de todo lo que es triste. La alegría no es lo opuesto a la tristeza, sino que la incluye. Mientras haya polaridades en nuestra forma de pensar entonces tendremos creencias, "cómo deberían ser las cosas". La alegría es la efusión de la verdad (ahora) cuando todo se ve como UN SER en diferentes formas. No hay bueno o malo, correcto o incorrecto, debería o no debería ― ¡sólo hay lo-que-es! Cuando esto se ve claramente entonces la ALEGRÍA es una expresión natural del Ser.

Todo esto parece bastante simple, pero estás pidiendo lo imposible.

Ver tu "pregunta-viva" como otra mentira y autoengaño no es fácil de aceptar para el ego. Sin embargo, si estás dispuesto a ser honesto y "mirar" con sencillez y humildad entonces verás claramente que lo que se trata aquí es simple verdad. No se puede negar a menos que estés dispuesto a seguir engañándote a ti mismo.

¿Es por eso que sufrimos emocionalmente?

Todo dolor emocional es la creencia en "cómo deberían ser las cosas". Estamos constantemente tratando de resolver problemas. No hay problemas que resolver sino cómo las cosas fueron creadas por la mente conceptual creyendo en "cómo deberían ser las cosas".

¿Realmente podemos cambiar nuestra vida así sin más?

¿Quién te está pidiendo que cambies tu vida? Estoy diciendo que no es necesario cambiar nada, alterar nada ni superar nada, sino ver claramente que todo es como es porque no puede ser de otra manera. Simplemente te estoy pidiendo que seas real.

¿Quién va a hacer esta aceptación de lo real?

¡Nadie! Tú no haces nada. La aceptación no es algo que uno hace. Es permitirte ver que estás siendo vivido por la consciencia. Este mismo "ver", que no requiere de ningún esfuerzo en absoluto, traerá el cambio por sí mismo porque le has dado paso.

¿Cuáles son de nuevo los tres pasos?

En primer lugar reconoces que tu pregunta-viva (la ego-idea de "cómo-deberían-ser-las-cosas") se basa en el condicionamiento y no es válida excepto sólo para ti mismo.

En segundo lugar, reconoces lo simple que es la verdad realmente ― no hay nada que saber, nada que cambiar, alterar o corregir o superar. Todo es como es porque no puede ser de otra manera debido a la consciencia presente.

En tercer lugar, reconoces que la consciencia hace todo y lo poco que "tú" sabes acerca de lo que es la consciencia. Aquí te quedas sorprendido por la pregunta final, lleno de asombro, maravillado, sorprendido e increíblemente conmocionado por la vastedad que realmente eres. El "tú" que pensabas que eras en realidad nunca ha existido excepto como una pregunta-viva. ¡Aquí comienzas a reconocer el SER! ― Un Ser representando este rol humano.

Burt Harding, 20 de Enero de 2011



http://www.advaitainfo.com/articulos/evolucion-consciencia3.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario.