jueves, 20 de octubre de 2016

Cada Experiencia comienza en la Conciencia


La conciencia es el trasfondo abierto en el que aparecen todas las percepciones que conocemos. La conciencia está siempre aquí, independientemente de cómo nos sintamos o lo que podamos estar pensando.

El hecho de que la Conciencia está siempre aquí en la misma raíz de todas nuestras experiencias, hace que valga la pena conocer más acerca de ella. El hecho de que siempre está presente en cada una de nuestras experiencias, indica que hay una estabilidad dentro de nosotros que podríamos haber estado perdiendo en el caos de la vida cotidiana y en el hábito de la constante narración de historias.

Con el fin de familiarizarnos con esta estabilidad pacífica que está en la raíz de todas nuestras experiencias, podemos comprometernos a reconocer la conciencia que verdaderamente está presente en todo tipo de experiencias y situaciones. Consecuentemente nos confirmamos a nosotros mismos lo que ya siempre es/está aquí.

La atención relajada revela la presencia natural de la conciencia.

¿Cómo Reconocer la Conciencia?

En pocas palabras: Simplemente observa que algo está leyendo este texto ahora. Esto es generalmente un poco más fácil al principio cuando relajamos nuestras historias acerca de todo. Cuando nos relajamos, por lo general podemos notar la presencia de la conciencia con toda naturalidad. Nos damos cuenta de que hay algo todavía presente. De hecho, nos damos cuenta de que la vida sigue viviendo. O se podría decir: que todavía estamos presentes. No necesariamente como una historia, idea o personalidad, sino que una presencia natural está siempre aquí.

A partir de este simple reconocimiento inicial seguimos avanzando. Cada vez más empezamos a reconocer el hecho de que estamos presentes como conciencia. En otros términos: nos acostumbramos a confirmarnos a nosotros mismos que esta presencia está constantemente aquí, sin tener en cuenta la situación de cualquier momento determinado.

Cuanto más lo hacemos, más fácil y obvio se vuelve. Incluso en situaciones en las que no nos sentimos relajados, podemos empezar observando que también estamos presentes como conciencia.

Se descubrirá que esta misma conciencia no se ve afectada por los pensamientos y emociones que rigen nuestra experiencia de vida. La conciencia está siempre aquí como la presencia abierta que es consciente de todo lo que está sucediendo dentro de su propia presencia.

Incluso podemos comenzar observando que aún cuando nos sentimos deprimidos o muy felices, "eso que conoce" que estamos teniendo esta sensación de depresión o felicidad, ¡no es en sí mismo afectado! Las experiencias cambian, pero el conocimiento de ellas, es siempre libre, claro y estable.

La conciencia es la gran estabilidad que subyace en cada momento. Estamos aquí para ayudarnos unos a otros a descubrir esto en su totalidad.


Cada Experiencia comienza ya con la Conciencia Perfecta

Cada vez que tenemos un pensamiento, hay algo que conoce el pensamiento. Este algo puede ser descrito como apertura, espaciosidad, presencia, cognición, o conciencia. La conciencia es abierta, espaciosa y libre. No se ve afectada por todo lo que se expresa en su ámbito.

A menudo tenemos pensamientos que proyectan algún logro o esfuerzo para nosotros, que dicen: "Tenemos que ser más conscientes, tenemos que meditar más para alcanzar la Conciencia Libre".

Cada vez que sentimos que tales pensamientos y frustraciones nos molestan porque no sentimos ningún alivio o conectividad con lo que somos en este momento, podemos empezar viendo cómo el mismo pensamiento que afirma: "todavía no estamos completos y tenemos que hacer algo para verlo de nuevo", no es más que un pensamiento que surge dentro de esa conciencia ya presente. Porque, ¿quién o qué es lo que ya está viendo toda la idea que dice "primero debes hacer algo para verlo de nuevo"? ¡ELLO mismo! De forma natural y sin esfuerzo.

Los pensamientos a menudo nos engañan. Nos dicen que encontremos algo en algún lugar o en algún momento, pero lo que estamos buscando en última instancia (Paz, Amor y Bienestar, Satisfacción) ya está aquí como el propio tejido abierto de estos pensamientos.

La conciencia ya está aquí e incluye esa noción de que nosotros tenemos que ser más conscientes. Eso es sólo un pensamiento dentro de la ya conciencia pura. Así que eso que estamos buscando, sabe cuándo estamos buscando. Lo que estamos tratando de alcanzar, es eso que incluye la idea de "nosotros" tratando de alcanzar algo.

Al igual que los planetas existen sólo en el espacio, así también los pensamientos e ideas acerca de lo que somos o que deberíamos tratar de llegar a ser existen puramente en el espacio de la conciencia consciente.

Cuando reconocemos esta espaciosidad en la que todo aparece, una y otra vez, veremos que todo lo que –a través de nuestro pensar– nos motiva a lograr, se inicia en la conciencia. Es la conciencia la que ve ese mismo pensamiento.

De esta manera, podemos gradualmente, o en algunos casos muy de repente, dejar de lado nuestra creencia en la historia de estos pensamientos. Empezamos a confiar más en la conciencia, y menos en las historias e ideas.

Siempre que no estamos interesados en lo que la historia tiene que contarnos, no tiene poder sobre nosotros.


¿Cómo nos volvemos desinteresados en las historias de nuestras ideas? Dándonos cuenta constantemente de que esa misma historia está apareciendo en esa espaciosidad de la conciencia ya presente. De esta manera llegamos a ver que relajarnos en la naturaleza de la vida tal como es, es mucho más poderoso y beneficioso para la situación y nuestra sensación de bienestar, que estar atados a las ideas.

Así que cada decisión que tomamos para iniciar algo, se hace dentro de la Conciencia Libre. Cada elección que hacemos de movernos por algún tipo de vía o camino hacia alguna meta –ya sea que busquemos la conciencia, la iluminación, o simplemente ese helado a la vuelta de la esquina– esa elección se inicia en la presencia de la Conciencia Libre. Reconoce esto, observa esto, conoce esto.

Cuando regularmente vemos esto durante unas pocas semanas o meses, veremos cómo cada vez más estaremos de forma natural en paz tal como somos. Veremos las cosas con claridad automáticamente.

Nuestra percepción se abre y permite que todo sea como es. Llegamos a experimentar que todo existe sólo en este momento y que el espacio que contiene e incluye cada experiencia y apariencia dentro del universo, es un aspecto o apariencia de la conciencia.

Nos damos cuenta de que todo está simplemente yendo y viniendo en –y como– el espacio en el que sucede.

Ese espacio resulta ser consciente y ve todo dentro de sí mismo. De esta manera nuestro reconocimiento de las ideas convencionales y de nosotros aparentemente perdidos en alguna línea de tiempo proyectado de logro y objetivo, empieza a cambiar hacia el reconocimiento de que todo ese proceso está ocurriendo dentro de nosotros; la conciencia.

Entonces, ¿qué queda por encontrar y buscar?

Sabiendo esto, ¿vale la pena todavía estar tan tenso todo el tiempo con el fin de alcanzar algo? ¿Vale la pena seguir corriendo detrás de los deseos ficticios con la esperanza de que una vez cumplidos nos harán felices, cuando simplemente podemos empezar a ver la libertad en la que aparecen? La libertad que ya está aquí por la misma naturaleza de las cosas.

Podemos simplemente relajarnos y darnos cuenta de que ya hay una conciencia en la que todo aparece, sin creer en las historias de nuestros pensamientos e ideas sobre el logro. El logro también es una idea que aparece y desaparece, sin ningún esfuerzo o dificultad, dentro del conocer natural.

http://www.advaitainfo.com/articulos/conciencia-libre-01.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario.