domingo, 5 de febrero de 2017

TU YO SAGRADO capitulo 10


Del miedo al amor
He visto la verdad.
No es como si la hubiera inventado con la mente.
La he visto, VISTO,
Y la imagen viviente de ella
Ha llenado mi alma para siempre....
Si en un día, una hora,
Todo pudiera arreglarse a la vez...
Lo más importante es amar
Fiódor DOSTOYEVSKY

Sé que la esencia misma de mi ser; y la forma de transformar mi vida, es el
amor

Puede que crea que lo contrario de amor es el odio. Yo no veo estas dos
emociones como opuestas. De hecho, el amor y el odio con frecuencia se
encuentran muy próximos. Para mí, lo contrario del amor es el miedo.
El amor y el odio son poderosas emociones que pueden darse de manera
simultánea. Hay cosas que amamos. Hay cosas que odiamos. ¿Por qué fingir
que no es así? Hay momentos en que amamos lo que odiamos y momentos en
que odiamos lo que amamos.

Pero cuando uno tiene miedo, no tiene amor. El ego usa el miedo como medio
para mantener el amor auténtico fuera de su vida. Cuando el amor no está
presente en su vida, usted ha sucumbido ante el ego y permitido que el miedo
entre donde el amor reside. Ha permitido que el ego reemplace a Dios.

El amor, como dijo Dostoyevski, es lo más importante de la vida. Constituye la
esencia del universo. Es el vínculo que mantiene juntas todas las cosas. Es la
sustancia de tu yo superior. “Dios es amor” es una tautología, la frase tiene
exactamente el mismo significado cuando se la lee hacia delante o hacia atrás.
El ego intenta mantenerle desconectado de su amorosa esencia divina, porque
el interés del ego se ha concentrado en el mundo exterior. El go tiene miedo de
morir si usted comienza a desarrollar una relación con la parte interna de sí
mismo. Ser capaz de amar a su ego, basado en el miedo, incluso mientras
fomenta el miedo –como técnica de supervivencia- podría constituir uno de los
más difíciles retos de su búsqueda espiritual.

Provocar miedo es una táctica del ego, ya sea de su propio ego como del ego
del mundo. El ego del mundo es un reflejo del poder del ego individual y de la
cantidad de miedo existente. El miedo está presente cuando no sabemos que
formamos parte del designio divino de Dios.

El ego hace que transmitamos la energía del miedo en lugar de la energía del
amor. Y esta energía del amor está presente en todos nosotros durante
nuestra breve estancia en el aquí y ahora.

Aprender a gozar de amor auténtico significa abandonar la insistencia del ego
de que tiene mucho que temer y de que nos encontramos en un mundo hostil.
Para aprenderlo primero hay que examinar su reticencia a abrazar el amor.



ASI PUES, ¿QUÉ DEBE NO GUSTARLE?

La madre Teresa de Calcuta dice que el amor es e tema central de nuestra
existencia. Ella escribió: “Con este propósito hemos sido creados: para amar y
ser amados”. Estas útiles palabras le recuerdan que comience a dominar su
ego, pues usted está aquí con el propósito de amar y ser amado.
Si no está viviendo en amor, ello se debe a que tiene miedo. Necesita examinar
con honradez sus miedos y con amor. Cuando lo haga, transformará sus
miedos, mediante el amor, en amo r. Abrirá dentro de usted un espacio que
sólo puede ser ocupado por el amor. En este espacio tiene un propósito,
recorrer el camino del yo espiritual. Pero primero tiene que ver cómo sustituir
el miedo por amor.

Su ego fomenta de manera constante el miedo porque teme al auténtico amor.
Este falso yo ayuda a convencerle de que, de alguna forma, usted está
incompleto. Ésa es la fuente de todos los miedos. Así que usted, como mucha
gente, intenta llenar ese vacío con las soluciones del ego.

Temeroso de que su vacío, su ser incompleto, quede al descubierto, dedica una
gran cantidad de tiempo a crear una falsa imagen de felicidad. Pero si se
detuviera y llevara a cabo una valoración realista, podría percibir que el
sentimiento de ser incompleto es la llamada que le hace una parte de usted
mismo que ha repudiado.

¿Qué puede no gustarle de la inteligencia universal que fluye a través de
usted? Darle la bienvenida al ser espiritual que usted es, tener una experiencia
humana y sentir el amor que hay en ella... ¿qué puede no gustarle de eso?
El miedo a dejar al descubierto su vacío hace que busque de forma constante
relaciones que el ego le dice que satisfarán el anhelo que hay en su interior. Lo
que sucede es que cuando se entra en una relación se está hambriento del
amor que supone el yo superior.

Su anhelo se encuentra enmascarado, finge ser otra cosa. No es de extrañar
que tanta gente piense repetidamente que ha encontrado el amor, y
repetidamente declare haberlo perdido.

Qué diferente es cuando se puede detectar el vacío interior y pensar: “¿Qué
puede no gustarme? Este anhelo forma parte del ser humano y del
conocimiento del amor”. Entonces le hará saber al ego que el miedo no es lo
que prefiere. Imagínese cómo podría ser nuestro mundo si la gente supiera
que ya está completo.

¿Qué necesitaría comprar ¿Qué tendría que poseer? ¿A quién debería
impresionar? ¿A quién necesitaría llevar del brazo? Las respuestas le darán
una idea de cuán a merced estamos del miedo de que somos incompletos,
inaceptables, y lo inconscientes que somos de nuestra conexión divina.
El miedo que sustituye al amor no es nada más que un miedo a que nos
rechacen. A la práctica totalidad de los miedos puede seguírseles la pista
hasta la propia estima. Si se ama a sí mismo será capaz de transformar sus
miedos mediante el amor, y no permitirá que dirijan su vida.

Si tiene una sensación interna de estar completo, de conocer la esencia divina,
el miedo se convierte en una amorosa invitación a saber más o a cambiar algo
en su vida. El miedo ya no le amenazará como hacía cuando no conocía su yo
superior.

Hace poco, mi esposa pasó una semana de meditación silenciosa en un
monasterio de California del Norte. Acudió allí para tener una experiencia de
Dios más profunda; para trabajar en su libro sobre la forma espiritual de bordar
el parto y el cuidado del bebé; y para vivir toda una semana de silencio, oración
y meditación. Se sintió hondamente afectada por el contento y amor que halló
dentro de aquella comunidad de personas que habían vivido allí durante
décadas. Dijo no haber sentido ninguno de los miedos que tan a menudo son
una parte aceptada de la vida.

Cuando se conoce íntimamente el yo superior, uno tiene a su disposición una
profunda sensación de amor, y el miedo, tal y como se conocía, se convierte en
un imposible. Con esto en mente, la respuesta a la pregunta retórica “así pues
¿qué debe no gustarme?”, es que no hay en absoluto nada que no deba
gustarle. No hay nada que temer cuando uno sabe que es una criatura divina y
está completo, y que no tiene que hacer nada para demostrarlo.

No tiene por qué ingresar en un monasterio y vivir en silencio para llegar a esta
respuestas.

Sólo tiene que hacer el voto de reemplazar el miedo por amor. Cuando sea
capaz de hacer esto, estará escuchando a su yo espiritual.



CENTRARSE EN EL MIEDO Y CENTRARSE EN EL AMOR


Cuando Dedica tiempo y energías a preocuparse por cómo le ven los demás,
está en las garras de su ego. El miedo será su constante compañero.
Concentrarse en el miedo es el vehículo que usted usa para expresar su
condición humana. El vehículo es el transporte que ha escogido, las ropas que
viste, las posesiones que ha acumulado, el dinero que tiene...

Estos vehículos pueden convertirse en el centro de su vida. Son intentos de
hacerle saber al mundo y hacerse saber a usted mismo lo importante que es, y
de satisfacer la insistencia de su ego en su reconocimiento.

Centrarse en el amor no requiere preocuparse por impresionar ni necesita de
los símbolos externos de la condición social. El amor se expresa siempre
mediante el servicio de Dios y el servicio a los otros. No le importa cómo viste,
en qué lo envuelve para entregarlo, ni lo que piensan los demás. Sólo está
preocupado por dar y compartir. El amor no pide nada a cambio. El amor está
seguro en su interior, así que no le importa cómo le perciban.

El miedo afirma que lo que puede dar nunca es suficiente, porque procede de
las carencias. El amor afirma que fue creado por Dios y que es perfecto. Lo
que puede dar siempre será repuesto en una relación no desequilibrada o
insana.

Cuando se abandona el miedo, el centro de su vida cambia y cambian lo
vehículos de su expresión –la búsqueda de aprobación y el evitar el rechazo- a
su yo divino y a lo que el auténtico yo expresa.

Su ego, movido por el miedo, intentará convencerle de que el amor no es la
respuesta. Detectará pensamientos tendientes a demostrarles algo a los
demás, con comprar y posesiones imponentes, o con facturas que no pueden
atenderse con amor. Estos diálogos internos que mantiene consigo mismo
son el ego que le dice que abandone sus inclinaciones superiores. Está
tratando de que usted quede prisionero de las carencias, donde reina el miedo.
Cuando tenga este tipo de pensamientos, ha de recordarse a sí mismo que no
debe aceptar esta falsa imagen. Es una ilusión pensar que la forma de evitar la
pobreza y el rechazo es dejar que sea el miedo quien dirija su vida.

Cuando se tiene un propósito, cuando se concentra uno en expresarse por
medio del amor, y se despreocupa por la manera en que se manifieste, el
universo comienza a hacerse cargo de los detalles. Se es guiado y la
abundancia afluye a la vida. Las relaciones se convierten en espirituales.
Cuando su vida está basada en el miedo, usted tiende a creer que su valor se
fundamenta en sus actos. Si actúa bien, usted es digno de aprecio; si fracasa,
no vale nada. Así pues, el miedo le impulsará a actuar cada vez mejor para
hacerse valer.

El ego se desarrolló en la infancia para proporcionarnos una sensación de
seguridad. En la infancia, el miedo a no ser amados se traduce en peligrosa
inseguridad. Su ego asumió la tarea de hacer que se sintiera seguro,
enseñándole la manera de hacerse querer.

Así que si le elogiaban y decían que le querían sólo cuando obtenía buenas
notas, o cuando guardaba los juguetes, su ego decidió actuar, como forma de
estar a salvo o ser querido. El ego le amenaza todavía hoy con el miedo a no
estar a salvo si no s querido.

De lo que el ego no se da cuenta es de que ese miedo era válido entonces
porque no tenía la capacidad de supervivencia del adulto. Eso fue entonces y
esto es ahora. Usted es un adulto en el aquí y ahora, y su supervivencia no
depende del amor externo. Pero el ego puede llevarle a creer que su
supervivencia está amenazada, como sucedía durante la infancia, sin esa
seguridad del afecto externo. Ese miedo pued ehcaer que se pase la vida
intentando conseguir los premios equivalentes en la vida adulta, los cuales
representan el amor y la seguridad. Aunque esto sólo será cierto si continúa
permitiendo que el ego, impulsaod por el miedo, dirija su vida aunque la
realidad ahora haya cambiado.

Cuando el amor es el centro de su vida, no temerá que sus actos tengan valor.
En el corazón, usted sabe que es mucho más que sus actos. Al crecer, ha
superado el miedo y entrado en el amor. Sabe que su valor no está nunca en
tela de juicio.

Este conocimiento le permite avanzar con el yo superior al timón. El yo
superior no requiere que actúe para obtener amor. Los miedos son tomados
como vienen, del mismo modo que lo son las tormentas en el mar. No
constituyen más que una parte del viaje.

Cuando el miedo es el centro de su existencia, se sentirá decepcionado y
ofendido si no recibe cuando da, porque hace lo que hace a cambio de una
retribución. Si no es reconocido ni apreciado por los demás, vivirá con la
posibilidad de que eso se deba a que es un incompetente o no es querido.
Cuando el centro de su existencia es el amor, no tiene expectativa ninguna
respecto de cómo deberían los demás responder ante sus actos de amor.
Usted está dedicado a dar y servir, porque eso es el amor. Su yo superior le
invita a servir y dar sin expectativas de recompensa. Me agrada sobremanera
lo que el psicólogo Rollo May dijo a propósito de esto. Lo llama la esencia de
la vida: “Pero la esencia de ser humano reside en que, durante el breve
momento en que existimos sobre este planeta en rotación, podamos amar a
algunas personas y algunas cosas”.

Cuando usted está centrado en el miedo, se preocupa por los vehículos de su
expresión, mide su valor basándose en cómo actúa, y retira su amor si no es
correspondido. Así actúa el ego, el falso yo. Su yo real, la amorosa esencia
divina, se concentra en radiar amor desde el centro de usted mismo, el cual no
puede agotarse.

En todos los seres vivos hay células, moléculas, átomos y partículas
subatómicas. Dentro de cada una de estas configuraciones de vida existen
espacios vacíos entre las partículas. Cuando se las examina, mnos damos
cuenta de que algo las mantiene juntas. Hay alguna fuerza invisible en esos
espacios por donde vagan las partículas. Esta fuerza fue descrita por Teilhard
de Chardin con las siguientes palabras: “El amor es la afinidad que une y reúne
los elementos del mundo... El amor, de hecho, es el agente de la síntesis
universal”.

Esta fuerza invisible, el vínculo del universo, es el amor. Cuando está ausente
existe el miedo, así como todos los comportamientos impulsados por el ego
que se encuentran asociados con él. Cuando está rpesente el amor, no se
tiene miedo, y el ego puede realizar otro cometido.



ALGUNOS COMPORTAMIENTOS TÍPICOS BASADOS EN EL MIEDO 

Al ponerse en marcha para identificar, entender y cambiar sus pensamientos y
comportamientos basados en el miedo y reemplazarlos por amor, piense en
esta cita de The Life and Teaching of the Masters of the Far East (la vida y
enseñanzas de los maestros del Lejano Oriente): “Cuando el hijo del hombre es
elevado hasta el reino en el que se alza por encima de las falacias del reino
físico, piensa y actúa en el plano de la más pura inteligencia. Alí distingue
entre esos instintos que comparte con todos los demás animales, y las
intuiciones divinas que tiene en común con Dios”. Estas intuiciones divinas
están basadas en el amor.

Su yo superior está implorándole que escuche y conozca el espíritu que reside
dentro de usted.

La incapacidad para confiar en el amor, que es nuestra esencia, se manifiesta
de muchas formas. Descritos a continuación están algunos de los
comportamientos y pensamientos más corrientes que indican un ego basado
en el miedo.

Escoger el enjuiciamiento en lugar de la comprensión. El miedo de verse, por
ejemplo, despedido, enfermo, mentalmente desequilibrado, sin techo o de
sufrir maltratos, le hace juzgar con espíritu crítico a las personas. La presencia
amante de su interior le impulsa hacia el amor y la comprensión.

Un constante diálogo interno de autoenjuiciamiento. Su ego mantiene un
constante diálogo crítico para que esté siempre en un estado de miedo en
sordina.

Una apariencia externa que refleja su miedo interior. Su ego quiere que crea
que usted no tiene valor, y le ayudará de buena gana a crear una imagen que
demuestre que es así. Las manifestaciones como la obesidad o la falta de aseo
suelen ser proyecciones de uno mismo basadas en el miedo.

Evitación de la auténtica intimidad. El ego puede influirle para que evite todo
esfuerzo destinado a ser amado por los otros, negándose a permitir el riesgo
de un encuentro íntimo o el desarrollo de una relación de este tipo.

Un modo de vida egocéntrico. El ego a menudo le hace perseguir de modo
egoísta sus propias metas a costa de otras personas.

Excusar su comportamiento egoísta. A menudo recurrimos a excusas
económicas, sociales o de otro tipo para defender un comportamiento que no
entrega amo r. Por ejemplo, usted podría excusar un comportamiento carente
de amor y de consideración porque “no es más que mi trabajo” o porque “todo
el mundo lo hace”.

Insensibilidad y falta de respeto. Las expresiones de rechazo o rudeza para
con los demás se basan en el ego. Las escuchamos en los grandes almacenes,
las carreteras, las oficinas, los aeropuertos, los restaurantes....

Éstas son algunas de las expresiones corrientes de un ego basado en el miedo
que lucha por mantenerle apartado de la experiencia del amor, que es su
verdadera esencia. Antes de comenzar a cambiar estas conductas y pautas de
pensamiento, necesita examinar los beneficios. ¿Qué beneficios está
recibiendo por escuchar atentamente al ego?



LAS RECOMENSAS DE ACTUAR AL DICTADO DEL MIEDO

Su ego trabaja por su supervivencia. Sus beneficios no son el dinero sino el
mantenerse con vida. Los siguientes son algunos ejemplares del pago que
recibe por mantenerle en un estado de miedo y alejamiento del amor.
Su ego no está abierto a establecer un contacto con Dios, porque de inmediato
quedaría al margen. Por lo tanto, su ego se dedica a mantenerse en un estado
de miedo constante.

Al ego no le gustan las situaciones difíciles porque éstas, con mucha
frecuencia, le harán mirar al interior y abrirse a una apreciación más elevada de
su yo espiritual. Así pues, su ego impulsa un río de miedo, de cauce muy
regular, respecto de sus limitaciones y defectos.

Su ego está en conflicto con el verdadero propósito que tiene para estar aquí.
Usted está aquí para dar y recibir amor. Su ego le aleja de ello manteniéndole
en un sistema de creencias que afirma que usted está aislado de los demás y
que es especial. Este sentimiento de ser diferente y al mismo tiempo especial
significa que no puede entregar su amor con facilidad.

Al aferrarse a los miedos, puede evitar hacer frente a muchos desafíos. Esto
puede impedirle realizar los cambios que le harán entrar en contacto con su yo
espiritual. Mientras tenga dudas acerca de sí miso y todos sus miedos
concomitantes, le garantizo que permanecerá esclavizado por su falso yo.
Su ego crece con la culpabilidad. Su yo superior sabe que debería perdonarse,
aprender de los errores y despojarse de los sentimientos de miedo y ansiedad.
Pero el ego le imbuye de sentimientos de culpa para poder crecer. El
sentimiento de culpa es el miedo interno de que deberá pagar un precio por
todos y cada uno de los errores que ha cometido en la vida. Así que el ego le
convence de que tiene que sentirse culpable, y eso le mantiene apartado de su
verdadero espíritu.

Su ego no rechaza el amor. Se limita a proporcionarle excusas de por qué debe
mostrarse escéptico respecto de que usted es una criatura divina.
La voz del ego le susurra que el amor es un ideal elevado... pero lleno de
peligro. Existen muchas probabilidades de que resulte herido, así que debe
proceder con cautela. Él Quiere que no entregue demasiado amor porque
podrían aprovecharse de usted. Como usted es tan especial, le dice, los
demás quieren aprovecharse.

Todas esas ideas le mantienen en un estado de miedo, no pánico, sólo miedo.
Una constante ansiedad a propósito del dar y el recibir amor basta para
mantenerle bajo la influencia del ego.

El ego fomenta el falso amor. En sus relaciones con los demás, su ego le
convence de que su pareja es justo lo que necesita para llenar el vacío de su
interior. Esto es un engaño que le impedirá conocer el amor y la paz.
Por definición, si usted está incompleto, eso es lo único que tendrá para dar,
poque no puede dar lo que no pose. Le dará a su pareja una persona
incompleta que tiene miedo de que la descubran. NO hay manera de que el
amor auténtico pueda florecer en este tipo de atmósfera. Será incapaz de
conocer el amor y de recibirlo sin cuestionarlo.



ALGUNAS IDEAS PARA TRAERA SU VIDA EL AMOR

Haga una copia de este pasaje de Hojas de hierba de Walt Whitman. Péguela al
espejo y léalo cada mañana. Le ayudará a abrirse al amor que busca y a
exorcizar los miedos.

Existo como soy, con eso basta.
Si nadie más en el mundo lo sabe, permanezco sentado, contento,
Y si cada uno y todos lo sen, permanezco sentado, contento.
Un mundo lo sabe, y para mí es con mucho el más grande,
Y ése soy yo mismo.
Y si recibo el reconocimiento hoy o en diez mil
O diez millones de años,
Puedo recibirlo ahora con alegría, o con igual alegría.
Puedo esperar.

Recuerde que Dios le creó con un amor que es inmutable y eterno. Su cuerpo
está cambiando, al igual que su mente, así que usted no es ni su cuerpo ni su
mente. Usted fue creado como espíritu de puro amor. No se aparte de ello.
Al reconocer y afirmar esto cada día, perderá su miedo a ser indigno e
incompleto. El mero hecho de recordar de modo constante la afirmación de
que es una creación de Dios, ahuyentará los miedos.

Perdónese y dele la bienvenida al amor. Cuando usted llega a hacer esto, se
produce una especie de equilibrio. En lugar de sintonizar con la culpabilidad,
uno se entrega al júbilo y la ayuda. Usted comenzará a llevar a cabo la tarea
por la que originalmente llegó aquí.

Fíjese en los actos de bondad de otras personas y no en sus malas acciones.
Así es como le ve el se superior. Todos somos almas buenas, amantes, que en
ocasiones se pierden. Cuando usted llega a centrarse en lo bueno de otra
persona y retenerlo en la mente, está actuando según su yo superior. Esto
puede ayudarle a disipar el miedo y el enojo.

Recuerde lo mucho que tiene para entregar y lo precioso y valioso que es lo
que entrega. Por su interior corre la misma energía que permite moverse a los
planetas, el movimiento de rotación de la Tierra, germinar a las semillas, y a las
flore abrirse. No hay un Dios distinto. Existe una sola inteligencia universal
que fluye a través de todos nosotros.

Es la energía del amor. Recuerde eso cada vez que dude de que es una
criatura divina. Afírmese que es divino, que ama y es amado y que no se dejará
presionar por su ego. Recuerde que a través de usted fluye la misma energía
que fluyó a través de Jesucristo y Buda. Esto debería servirle cada vez que
sienta que su ego furtivamente trata de implantar en su mente miedos y dudas.
Demuéstreles a los demás que los ataques verbales son insignificantes. No les
entregue a otros su energía discutiendo con ellos. Limítese a pasar de largo
cuando otros intentan que se sienta culpable.

Tenga la seguridad de que ha regresado de las tinieblas a la luz y que está
permitiendo que su yo más luminoso le muestre el camino. Admita que antes
le gobernó el ego, pero que ya no es así. Si otras personas continúan
insistiendo en que debería sentirse culpable, niéguese a hacerlo.

Acepte que usted es digno de aprecio tal como es. Cuando su ego comience a
intentar que usted sienta miedo, diga con lentitud: “¡Yo soy digno de aprecio!”.
No necesita ser nada que no es. No necesita demostrar lo que vale. No
necesita consentir que su ego le imbuya de miedos para mantener alejado a su
verdadero yo.

Reconozca ante usted mismo cómo se ha dejado guiar por su falso yo, y el
hecho de que ahora ha elegido una guía diferente. Con el yo superior como su
nuevo guía, puede alcanzar su meta y relajarse. Ya no tiene que demostrar
quién es, sino que puede comenzar a recorrer la senda del amor.

Esta atmósfera interior borrará los pensamientos enjuiciadores que antes
fueron sembrados y alimentados por el ego. En lugar de sentirse asustado u
ofendido, como sugiere el ego, penétrese de amor y de comprensión. De ese
modo, no le será dable pensar que es mejor, más inteligente o tiene más suerte
que otros.

Acepte el riesgo de la intimidad siempre que le sea posible. Cuéntele cómo se
siente a alguien por quien sienta afecto, aunque esté presente el miedo.

¡Hágalo! Al emprender esta acción contra su miedo a la intimidad, invita a su
yo superior, a su amorosa esencia divina a reemplazar las tácticas del ego.
Acérquese y arriésguese a decir cuánto ama y aprecia a alguien. Dígale a esa
persona que está dispuesto a ser vulnerable para conocerla mejor. Esta forma
sincera de expresarse puede vencer el miedo a la intimidad. Recurra a
cualquier medio para expresar amor, e intente hacer caso omiso del vehículo
de expresión. Lo que cuenta es la sustancia de lo que usted es y siente, no el
vehículo que emplee.

Si esos miedos comienzan a regresar, deténgase y formúlese la pregunta que
antes planteé: “Así pues, ¿qué debe no gustarme?”.

No puede tener un pasado mejor, así que abandone la idea ahora mismo. Hizo
lo que sabía hacer. Esos errores de su pasado estuvieron dirigidos por el ego,
que quería tenerle en su poder. Escuchó a su falso yo y retrocedió con miedo
ante la idea de que alguien conociera su verdadero yo.

Se apartó del amor, pero ahora ha regresado y ha escogido el amor. En lo
profundo de usted sabe que fue concebido para el amor y la felicidad.
Sencillamente permitió que su falso yo le alejara del divino amor que es su
esencia.

Puede elegir el regreso a la brillante luz del amor que siempre se encuentra con
usted. Usted es ese límpido amor. Acuda allí con frecuencia y todos sus
temores serán reemplazados por ese amor que siempre le acompaña.

Deje que sus pensamientos se asienten en el amor, y que sus acciones se
originen en este amor. Ésa es la realización de su yo superior. Es el
cumplimiento de su búsqueda espiritual. En verdad puede tomar la decisión de
librarse del miedo y la duda.

¡No existe libertad más grande!


WAINE W. DYER 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario.