miércoles, 14 de septiembre de 2016

¿Qué sucede cuando estamos separados?


No-dualidad, también conocida como advaita, significa literalmente "no dos". Esto implica que todo es "uno"; todo en el universo está compuesto de una y la misma "sustancia", es decir de energía. Esta energía asume millones de formas, tales como planetas, agua, aire, plantas, árboles, conejos, elefantes y seres humanos. Nosotros, los humanos también somos simplemente una masa de energía. Algo extraordinario ocurre solamente en los seres humanos cuando tenemos más o menos un año y medio de edad. En ese momento, comenzamos a tener una sensación de "yo" o ego. De repente, un niño piensa: ¡Eh, este soy YO! También es en ese momento cuando los niños pequeños comienzan a reconocerse a sí mismos en el espejo.

La idea YO y la sensación YO que ocurre en los niños es muy útil: para poder sobrevivir, así como para interactuar socialmente con otros. El hecho de que nos veamos a nosotros mismos como un individuo separado es útil y necesario. Sin embargo, el concepto de YO/ego en el ser humano es un tanto exagerado.

Durante la infancia, la idea YO se vuelve cada vez más poderosa. Entonces llega el momento en que se crea otra nueva idea: "Si este soy 'yo', ¡entonces también debería ser aceptable"! Y podemos ver a los niños, especialmente los adolescentes, con ganas de llevar la ropa de diseño adecuada, identificarse con los ídolos del pop, los clubes de fútbol o cierta música, conducir la moto adecuada y moverse en la pista de baile con un aire de "por favor, confirma que soy aceptable". El mantenimiento de una imagen propia (yo-imagen) se convierte ahora en una actividad diaria.

Este tipo de comportamiento aumenta continuamente con la edad y tanto en las relaciones personales como de trabajo nos encontramos con personas que están ocupadas tratando de ser "aceptables". Algunos pueden hacer esto siendo dominantes, mientras piensan: "Si soy dominante y actúo de forma agresiva y con fuerza, seré capaz de demostrar que soy aceptable". En este caso en realidad estamos tratando con un ego que sufre de complejo de inferioridad, exhibiendo conductas compensatorias, aunque ellos mismos a menudo lo ven de manera diferente.

Otros podrían mostrar un comportamiento apaciguador, el pensamiento "Yo estoy bien, siempre y cuando ellos piensen que soy aceptable". Tratan de complacer a todos, con el fin de obtener aprobación. Al hacerlo, muestran un comportamiento servil para evitar el conflicto. Tanto el comportamiento dominante como el apaciguador genera muchos problemas.


A medida que crecemos, la idea de "tengo que ser aceptable" no es el único pensamiento que tenemos. Otro que surge es: "Si este soy YO, entonces también necesito poder mantener el control de todo". Las elecciones que hacemos, las decisiones que tomamos, sin duda influyen grandemente en el curso futuro de nuestra vida, por lo que mucho depende de ellas. Desde una edad temprana ya tenemos que hacer una serie de elecciones: la educación adecuada, el trabajo, la experiencia laboral, la pareja, el destino de las vacaciones y el seguro del automóvil. No es tan fácil.



Hemos crecido con la idea de que nuestras vidas ocurren a través de nuestros pequeños egos. Por lo tanto, queremos asegurarnos de que todo se dirige por el camino correcto para nosotros. Pero no importa cuánto nos esforcemos por evitar el dolor y encontrar el placer, todos nos encontramos con la prosperidad así como las caídas. Y así, la vida es lo que nos ocurre a nosotros mientras estamos ocupados haciendo otros planes.

¿Habrías predicho hace 10 años cómo sería hoy tu vida?

Más aún, al final del día, cuando pensamos en los planes que teníamos para ese día y lo que realmente ha ocurrido, a menudo notamos una gran diferencia. Pero cuando la vida resulta ser diferente de lo que queremos, surgen las frustraciones. Además, vivimos con el temor de lo que pueda pasar en el futuro. Por otra parte, muchos de nosotros llevamos un "bagaje" del pasado, incluidos remordimiento, culpa, tristeza e ira.


Así puedes ver un revoltijo de preocupaciones desarrollándose en pequeñas nubes (de pensamientos). Esto causa estrés y tensión y por tanto todos sufrimos mentalmente. Y como todo se siente tan terrible, pensamos: "¡Me voy de compras"! Y eso funciona. ¡Puedo recomendar ir de compras a todo el mundo! Porque una vez que has comprado el nuevo coche o los zapatos nuevos, se libera un tipo de endorfina y sólo por un momento te sentirás fantástico. Todo estrés y tensión ha desaparecido, ¡genial! Puedes ir por ahí sintiéndote liberado y feliz como una alondra. Pero entonces, después de un día o tres, la emoción se desvanece y piensas: "Debería ir a comprar otra cosa". Así es como se ha desarrollado nuestra sociedad consumista en la que estamos completamente tratando de reprimir nuestro estrés y llenar vacíos en nuestras vidas abasteciéndonos con nuevas posesiones. Nosotros no sólo intentamos hacer esto con nuevos televisores de pantalla grande o zapatos nuevos, sino también con la comida. Porque el chocolate, los cigarrillos y la cerveza también funcionan bien. Y, para los más avanzados entre nosotros, siempre hay drogas ilegales y antidepresivos.



Algunos de nosotros nos damos cuenta de que todas estas cosas sólo funcionan temporalmente, por lo que buscamos nuevas formas tales como seguir una carrera, pensando: "Una vez que consiga ese trabajo, todo estará bien". Y así, finalmente nos convertimos en gerentes o directores y entonces ... ¡la angustia continúa! Nos decimos a nosotros mismos: "¿Sabes qué?, debería hacerme espiritual". El incienso llega a nuestra casa; estamos ocupados con las afirmaciones positivas. Reservamos un viaje a la India para someternos a un re-nacimiento (re-birthing) y limpiar todos nuestros chakras. Y maldita sea ... esto también sólo funciona temporalmente. "Esto no va demasiado bien", pensamos, ¡"Necesito asesoramiento"! Junto con el terapeuta ponemos nuestro pasado bajo el microscopio y tratamos de ver las cosas en perspectiva. Después de una o dos sesiones es probable que nos sintamos bien por un tiempo, pero poco a poco esas pequeñas nubes e preocupación empiezan a reaparecer de nuevo.

Así que la pregunta es: "¿Qué estamos haciendo mal"? La respuesta es:
¡"Absolutamente nada"! Todo es parte del juego que llamamos vida. Las cosas nunca pueden ser diferentes de lo que son. Así que tampoco hay nada malo con nuestro consumismo, o con el estilo de vida apresurado y estresante que todos compartimos. Las cosas son como son.

A menudo tratamos de deshacernos de todos los pequeños globos de pensamiento mediante la adición de otro. Pero esto sólo funciona temporalmente. La no-dualidad gira en torno a pinchar el primer pequeño globo: el concepto YO. Este es el camino directo para ser liberado. La no-dualidad implica que YO es sólo un sentimiento y un pensamiento que se origina dentro de nosotros. Así que la idea de que tú eres una persona es sólo una idea. Sin duda, una idea agradable y útil, pero no más que eso. ¡No hay nadie! Todo es siempre energía en constante cambio, el viento sopla, el árbol crece, y el planeta está girando, y la gente habla y actúa. Todo sucede por sí mismo, de forma automática.

Durante el sueño profundo, el sentimiento YO y el pensamiento YO están apagados. En este momento ya no hay una conciencia de ser un individuo. Y sin embargo, todo continua sin esfuerzo: nuestro corazón late, nuestra sangre fluye, respiramos, las heridas se curan, el pelo crece, y la digestión se produce. Y para eso, "nosotros" no eramos necesarios para nada. Durante el sueño profundo, las tensiones también desaparecen. Y nos despertamos por la mañana en una preciosa bruma ... pero entonces el disco duro de nuestra cabeza se reinicia y ¡BANG! El estrés está de vuelta.

El alivio de la tensión se desarrolla desde la comprensión y no desde la aportación. Tan pronto como podemos ver a través de la primera pequeña nube (el pensamiento YO), podemos empezar a sentir una profunda sensación de alivio.

Las tensiones con las que vivimos, porque queríamos ser aceptables y tener el control de todo, se desvanecen. Y entonces... la vida se siente más ligera, más relajada y trae consigo una mayor paz interior.

No tenemos ningún tipo de control, ya que no tenemos libre albedrío. ¡No hay una sola persona que sea capaz de tener libre albedrío! Pero si no somos un individuo, entonces, ¿quién o qué somos? Somos una "unidad" y lo que eso es, no tiene un nombre. Un ser humano existe realmente dentro de esta "unidad" y por lo tanto nunca puede comprender completamente este concepto; al igual que un ojo puede ver todo, excepto a sí mismo. Conceptos relacionados con la "unidad" como por ejemplo: todo es consciencia, todo es energía, todo es TAO, todo es el Ser.

Todo es un estado de consciencia en el que todo aparece y desaparece. Los universos aparecen y desaparecen, al igual que también los planetas, animales, personas, situaciones, pensamientos y sentimientos; totalmente por sí mismos, de forma automática. La comprensión (realización) de que nosotros, tal como aparecemos, también sólo ocurrimos, automática y naturalmente, proporciona una profunda sensación de tranquilidad. Siempre hemos sido aceptables tal como somos ― y la vida son unas vacaciones organizadas con todo incluido completa con todos sus altibajos.


Por Paul Smit


¿Quién es Paul Smit? Esa es una pregunta filosófica. Pero vamos a suponer que soy Paul Smit. En ese caso, yo interpreto el papel de un comediante y filósofo y he escrito varios libros sobre la no-dualidad y accidentalmente también una película. Hace mucho tiempo, cuando tenía el pelo largo y tocaba la guitarra en bandas de metal, me gradué en la "evolución de la consciencia humana". Ahora mismo soy uno de los oradores más demandados en Holanda, lo que es realmente extraño, porque yo sigo diciendo a los empresarios que no hay ningún control en absoluto... ¡y ellos me siguen contratando! Bueno, aquí tienes, otro ejemplo de que no hay libre albedrío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario.