lunes, 2 de enero de 2017

EL PODER DE LA INTENCIÓN CAPITULO 5


CAPÍTULO 5. 

EL IMPACTO SOBRE LOS DEMÁS AL ESTAR CONECTADO CON LA INTENCIÓN:

A medida que te encuentres más armonizado con las caras de la intención descubrirás que influyes sobre los demás de nuevas maneras. Empezarás a ver en los demás lo que sientes en tu interior y esta nueva forma de ver permitirá a las personas que estén en tu presencia sentirse reconfortadas y tranquilas y ser cómplices indirectos y cariñosos de tu conexión con la intención.



RECIBES LO QUE DESEAS DE LOS DEMÁS:

Si les deseas la paz, tú la recibirás, si les deseas que sean queridos, tú serás el objeto del amor, si solo ves belleza y valía en los demás, recibirás otro tanto. El impacto que tienes sobre los demás, ya sean desconocidos, familiares, compañeros de trabajo o vecinos, es la prueba de fortaleza de tu conexión con la fuerza de la intención.

Piensa en tus relaciones, si son sagradas o profanas. Las sagradas facilitan la fuerza de la intención en un alto nivel de energía para todas las personas implicadas, mientras que las profanas lo mantienen en los niveles más bajos y más lentos. Conocerás tu potencial para la grandeza cuando empieces a ver la perfección en todas las relaciones.

La relación sagrada, es la capacidad para celebrar y honrar cuanto existe en todos los demás, el lugar en el que todos somos uno.

En la relación profana te consideras separado de los demás, tienes la sensación de que fundamentalmente te resultan útiles para satisfacer los deseos del ego, y que las personas están ahí para ayudarte a conseguir lo que falta en tu vida.



SOLOS NO PODEMOS HACER NADA:

Cuando conozcas a alguien, considéralo un encuentro sagrado, pues es a través de los demás como encontramos o amamos nuestro ser, porque sin los demás no se consigue nada. Al reconocer a los demás como personas que colaboran en la creación te correspondes con la Fuente y pasas al estado de gracia. Cuando aparecen en tus relaciones las energías de la bondad, el amor, la receptividad y la abundancia, significa que has añadido el amor del Creador, y al llevar energía espiritual más alta a cuantas personas conozcas, disuelves las más bajas.

Trata a los demás como colaboradores en la Creación y mantén expectativas divinas para ellos.



DE LO ORDINARIO A LA EXTRORDINARIO:

Uno de los métodos más eficaces para transcender lo ordinario y trasladarte al mundo de lo extraordinario consiste en decir sí con más frecuencia y eliminar el no casi por completo, “Decir sí a la vida”, di sí a ti mismo, a tu familia, a tus hijos, a tus compañeros de trabajo, a tus asuntos. Grita sí a todo el mundo siempre que puedas. Si haces del sí tu mantra interior podrás expandir ese sí y atraer más síes a tus propósitos personales. El

Sí es el aliento de la Creación.



EL IMPACTO DE TUS ENERGÍAS EN LOS DEMÁS:

Cuando te sientes conectado y en armonía con la intención notas una gran diferencia ante la forma que reaccionan las personas hacia ti. Se consciente de esas reacciones, porque afectan directamente a tu capacidad para llevar a cabo tus propósitos individuales.

Formas más significativas para tener impacto sobre los demás:


Tu presencia transmite calma. Como las personas se sienten más tranquilas en tu presencia, también se sienten seguras, ya que sus sensaciones se alimentan con tu energía de amor y receptividad y desean acercarse a ti, estar contigo.

Tu presencia da energía a los demás. Ellos sienten el impacto del campo de alta energía que se comparte.

Tu presencia permite a los demás sentirse mejor con ellos mismos. Los que te rodean notarán que los comprendes, que te preocupas y te interesas por ellos como individuos y se sentirán mejor con ellos mismos.

Tu presencia permite a los demás sentirse unidos. El efecto de estar en presencia de personas que expresan altas frecuencias consiste en sentirse unidos y conectados con toda la naturaleza, la humanidad y la intención.

Tu presencia transmite la sensación de un propósito. Tu presencia y tu conducta en un espacio de amor, aceptación, generosidad, sin crítica, se convierte en catalizador para que los demás sientan que tienen un propósito en la vida. Cumples tu propio objetivo, que gira en torno al servicio a los demás y por consiguiente a Dios, y por añadidura ganas aliados.

Tu presencia permite a los demás confiar en las auténticas conexiones personales. Al trasmitir los rasgos de la intención a los demás, permites la presencia de la confianza. Observarás la disposición de los demás a confiar en ti y abrirse a ti y desean compartir contigo su historia personal.

Tu presencia sirve de inspiración a los demás para alcanzar la grandeza. Cuando inspiras a los demás con tu presencia, utilizas la fuerza creadora de la intención en beneficio de todas las personas con las que tienes contacto, incluido tú mismo.

Tu presencia alinea a los demás con la belleza. Cuando estas conectado a la intención, ves belleza por todas partes porque irradias la cualidad de la belleza y esto impulsa a otros a ver el mundo que los rodea de la misma manera que tú la ves.

Tu presencia transmite salud en lugar de enfermedad. La conexión con la Fuente te mantiene centrado en lo que intentas poner de manifiesto en tu vida, evitando dedicar energía a lo que no deseas. No te permites pensar en la enfermedad, dolor o problemas físicos, sabes que tu cuerpo es un sistema de milagros y sientes gran respeto por su prodigiosa capacidad de autocuración y de funcionar por sí mismo sin tu intervención. Cuando llevas ante la presencia de los demás un reconocimiento sano del milagro que representa tu cuerpo desactivas sus esfuerzos por pensar en la enfermedad, la mala salud y el deterioro. Aun más, cuánto más alta sea la resonancia de tu campo de energía, más podrás influir en los demás con tu energía curativa.



TU IMPACTO EN LA CONSCIENCIA DE TODA LA HUMANIDAD:

Ten en cuenta que todo lo que piensas y haces afecta a todos los demás. En este universo interconectado, toda mejora que hacemos en nuestro mundo privado mejora el mundo en general. Todos flotamos en el nivel colectivo de la consciencia de la humanidad, de modo que cualquier incremento que añadimos vuelve a nosotros.

El 87% de la humanidad se calibra en un nivel colectivo de energía que los debilita, cuanto más altos los niveles de la vibración de frecuencia, menos personas hay en ellos. Los nieles más elevados están representados por las personas realmente grandes que crearon las pautas espirituales que llevan siguiendo verdaderas multitudes desde hace siglos. Están asociadas a la divinidad y ponen en acción los campos que atraen la energía y que influyen a toda la humanidad.

Justo por debajo del nivel de energía de pura iluminación se encuentran los niveles asociados con la experiencia denominada transcendencia, autorrealización o consciencia de Dios (los santos). Justo por debajo de este nivel se sitúa la pura alegría, y el distintivo de este estado es la compasión. Por debajo de estos niveles supremos, se encuentran los niveles del amor incondicional, la generosidad, la aceptación de todos y la apreciación de la belleza, y en un nivel más limitado, pero también profundo, las siete caras de la intención. Por debajo de los niveles de energía que nos fortalecen están los niveles de baja energía de la ira, el miedo, el dolor, la apatía, la culpa, el odio, la crítica y la vergüenza; todo esto nos debilita e inhibe la conexión con el nivel de energía universal que es la intención.

Una persona conectada a la intención puede ejercer una enorme influencia sobre muchas personas de energías más bajas. Cuanto más asciendes en la escala para convertirte en la luz de a iluminación y conocer la consciencia de Dios, más energía de vibraciones negativas podrás contrapesar:

. Un individuo que vive y vibra con la energía del optimismo y la disposición de no criticar a los demás servirá de contrapeso para la negatividad de 90.000 individuos que se sitúan en los niveles debilitadores más bajos.

. Uno que vive y vibra con la energía del amor y el respeto puros por la vida entera, a 750.000.

. Uno que vive y vibra con la energía de la iluminación, de la dicha y la paz infinita, a diez millones de personas (hay aproximadamente 22 de esos sabios vivos en la actualidad).

. Uno que vive y vibra con la energía de la gracia, el espíritu puro más allá del cuerpo, en un mundo de no dualidad o absoluta unidad, a 70 millones de personas (hay aproximadamente 10 de esos sabios vivos en al actualidad).

. Una sola encarnación del nivel más elevado de la consciencia en este periodo de la historia al que pueda concedérsele el título de Señor, como Señor Krisna, Señor Buda o Señor Jesucristo, servirá de contrapeso a la negatividad colectiva de toda la humanidad en el mundo actual.

. La negatividad de toda la población humana se autodestruiría si no fuera por los efectos de contrapeso de esos campos de energía más alta.

Considera la importancia de tomar conciencia de la influencia que ejerces sobre los demás y recuerda que al elevar tu nivel de energía hasta un lugar en el que estás en armonía con la intención te transformas en instrumento, o canal, de la paz.



CINCO SUGERENCIAS PARA PONER EN PRÁCTICA LAS IDEAS DE ESTE CAPÍTULO:

1. Toma conciencia de la importancia de hacer divinas todas tus relaciones. Tus hijos, son seres espirituales que aparecen a través de ti, desea para tu pareja lo que deseas para ti, si deseas libertad, deséala para todos cuantos amas, si deseas abundancia, deséala en primer lugar para los demás, si deseas felicidad, deséala aún más para otros y házselo saber. Cuanto más sea la santidad el eje de tus relaciones más te fundirás con la intención.

2. Cuando se plantea una cuestión moral sobre cómo actuar con otros, simplemente pregúntate ¿qué haría el Mesías?. La pregunte te devolverá la tranquilidad de la intención. Practica el desear para otros lo que deseas para ti.

3. Ten cuidado con las críticas que te diriges a ti mismo y a otros. Trasládate a unos pensamientos y sentimientos compasivos. Sé compasivo con cuantos te encuentres, co toda la humanidad, con todo el reino animal, con nuestro planeta y nuestro cosmos, a cambio la Fuente universal de la vida te concederá su compasión.

4. Sea lo que quieren los demás deséaselo con tanta fuerza que disperses esa energía hacia fuera y puedas actuar desde ese nivel de consciencia espiritual. Intenta sentir qué haría más felices y satisfechos a los demás y envía la alta energía de la intención a esa sensación y concéntrate en emitir esa energía, sobre todo cuando estés en presencia de otros.

5. Ten continuamente presente que por el simple hecho de pensar y sentir en armonía con las siete caras de la intención estarás contrarrestando la negatividad colectiva de al menos 90.000 personas y quizá de millones. No hay que hacer nada, solo elevar tu nivel de energía hasta las frecuencias de la creación, la generosidad, el amor, la belleza, en continúa expansión, inagotablemente abundantes y receptivas a todo sin criticar. Estas actitudes internas te elevarán al nivel en el que tu presencia influirá positivamente en la humanidad.

“Debemos ser el cambio que deseamos ver en el mundo”


Wayne Dyer

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu comentario.